Una vez se ha producido la situación de acoso a profesores, se deben llevar a cabo una serie de medidas para resolver la situación. Esta intervención debe tener lugar en tres niveles distintos: organizacional, grupal e individual.

Nivel ORGANIZACIONAL: medidas para solucionar el acoso a profesores

  1. Proporcionar cobertura legal a los profesores
acoso a profesores
El acoso a profesores debe solucionarse y prevenirse a nivel organizacional, grupal y individual.

Con esta medida, lo que se plantea es dejar a disposición del profesorado los recursos legales necesarios para hacer frente al acoso del que son víctimas. Esta medida se sitúa a nivel organizacional, dado que es el colegio en cuestión el que debe incluir dentro de su organización como entidad. Dicha cobertura legal trabajaría en todas las fases de la situación de acoso a profesores. Incluyendo protección, baja laboral, cobertura para denuncias y defensa en juicios.

  1. Aumentar el contacto colegio-familia

El acoso laboral a profesores que estamos tratando se produce por parte de los alumnos a los profesores. Es de vital importancia tratar la conducta del alumno con sus padres/tutores. De tal forma que se motive el trabajo conjunto entre el centro y la familia a fin de mejorar el comportamiento del alumno-acosador. Evitando también así que no se vuelva a producir acoso por parte de este alumno con otro profesor. Una vez solventado el problema actual con el profesor víctima de acoso.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:
  1. Proporcionar talleres de actuación a los profesores

El centro educativo también deberá proporcionar a los profesores talleres donde se aprenda tanto la detección como actuación ante casos de acoso desde la primera señal de alarma, y tanto en situaciones de acoso a la propia persona como de otros profesores. De esta forma se busca proveer a los profesores de una sensación de control interno sobre el acoso del que son víctimas. Así se les muestra apoyo y protección asegurada en cada uno de estos pasos para aumentar su confianza. De esta forma se puede comenzar a actuar desde las primeras señales de acosos sin miedo a represalias.

  1. Disminuir la ratio de las aulas

El control de los alumnos por parte del profesorado y la percepción de autoridad de los alumnos ante los profesores guardan relación con la cantidad de alumnos que cada profesor tiene en su clase. Tampoco podemos olvidar que en las aulas actúan fenómenos de cohesión grupal que fortalecen al alumnado frente al profesor. El docente está sólo y pertenece al exogrupo en referencia con los alumnos. A mayor número de alumnos, más deficiente será el control que el profesor puede ejercer sobre ellos. Favoreciendo así, la pérdida de autoridad y facilitando así las situaciones de acoso a profesores. Por este motivo el centro escolar debe asegurar una reducción del ratio de los alumnos por clase. De tal forma que éstos estén más controlados y la autoridad permanezca siempre en la figura del profesor.

  1. Proporcionar mayor autoridad a los profesores

Al hilo de la medida anterior, se debe fomentar aún más la autoridad del profesorado. Para ello, el centro escolar debe asegurar la unanimidad de las decisiones del profesorado. También debe aumentar la cohesión grupal de sus trabajadores, evitando situaciones en las que unos profesores se resten autoridad a otros frente a los alumnos. También se puede fomentar esta autoridad dando al profesorado la potestad de decidir sobre expulsiones o castigos a los alumnos, respaldando el centro escolar al profesor en cuestión. Si bien, esta medida se deberá llevar a cabo con cautela, dado que pueden facilitar situaciones de acoso a la inversa. Es decir, de profesores contra alumnos. Para solucionar este posible problema, se deberá hacer un seguimiento de las actuaciones del profesorado en las aulas, el cual puede ser llevado a cabo por el psicólogo/s del centro escolar.

  1. Asegurar opción de baja psicológica sin represalias laborales ni personales/económicas

El colegio debe asegurar que la baja psicológica de la víctima no tendrá consecuencias negativas de ninguna índole. Por lo que el centro debe incluir dentro de la organización una serie de normas inquebrantables a este respecto. Asegurando así la calidad de vida de sus trabajadores.

Nivel GRUPAL: medidas para combatir el acoso a profesores son:

  1. Fomentar una estructura de participación cooperativa en las aulas:

El profesor como figura de autoridad fuera y dentro del aula debe estar bien implantada para evitar situaciones de falta de respeto y/o acoso al profesorado. Si bien, no debemos confundir el hecho de tener autoridad con el autoritarismo a la hora de dar clase. Como se ha mencionado anteriormente, el acoso en estas circunstancias puede relacionarse con la división endo y exogrupal entre alumnos y profesores. Para solventar este problema, el profesorado puede favorecer una estructura de participación cooperativa en sus clases, de tal forma que se potencie la interacción profesor-alumnos, creando sinergias positivas y donde se propicie un aprendizaje interactivo y experiencial. De esta forma, será más probable que no se generen situaciones de autoritarismo. Tampoco se fomentará el odio facilitando que se produzcan situaciones de acoso.

  1. Asistencia psicológica en terapia grupal (a nivel de clase)

El psicólogo/a del centro podrá realizar terapia grupal, a nivel de clase. Dependerá de si el caso de acoso en cuestión lo requiere y si el psicólogo lo considerase oportuno. Así se conseguirá una mejoría/recuperación de la situación de acoso actual. Esta terapia grupal también puede servirle al profesional de evaluación de la raíz de la situación de acoso. Deberá examinar qué circunstancias pueden facilitar que tenga lugar el acoso en el contexto de ese aula.

A nivel INDIVIDUAL las medidas que se pueden llevar a cabo son:

  1. Asistencia psicológica al acosador:

Como comentábamos anteriormente, los acosadores en esta situación son en su mayoría menores de edad. La mayor parte de las ocasiones de acoso a profesores están manifestando un comportamiento inadecuado contra uno o varios docentes. Será deber del centro proveer de asistencia psicológica también a los acosadores. De tal forma que se pueda vislumbrar si el comportamiento del acosador se reduce al ámbito escolar o a más lugares. También, si obedece a un problema familiar, comportamental o a un trastorno de origen psicológico. Para cualquiera de estas causas, el psicólogo en cuestión tendrá que actuar en pos de solventar la situación de acoso. Actuando sobre la raíz del problema que encuentre en sus evaluaciones. En el caso de que sea familiar, terapia familiar; si es un trastorno, tratar el trastorno en sí, etc.

acoso a profesores
Para evitar el acoso a profesores se les debe otorgar la máxima autoridad pero evitando que caigan en el autoritarismo en el aul
  1. Asistencia psicológica individualizada a la víctima.

El acoso a profesores tiene graves consecuencias a nivel psicológico. Por este motivo, se precisa la asistencia psicológica al profesor víctima de acoso, por parte del centro escolar. Los profesores tendrán derecho a asistir a terapia psicológica gratuita por parte del centro. Y, podrán acudir a dicha terapia tantas veces como sea necesario y desde que se detectan las primeras señales de acoso laboral.

  1. Respetar tiempos de recuperación y baja laboral del profesor

El centro escolar tiene la obligación de respetar el ritmo de recuperación de la víctima. También debe asegurar su reincorporación a su puesto cuando la víctima lo considere.

  1. Conceder cambios de aula/colegio si la víctima lo considerase oportuno

Si la víctima precisa un cambio de aula o de curso, el centro le debe conceder a la víctima esta demanda. Todo ello sin que este hecho tenga repercusiones de ningún tipo en la condición de la víctima como trabajador del centro.