Aunque más de uno seguro que ya lo había imaginado y salvando las diferencias… amor, sexo, drogas y rock and roll tienen en común una bonita hormona con un bonito nombre dopamina (que cada uno piense qué más tienen en común).

Particularmente, en este post vamos a hablar de ese hormona que es tan bonita. Se encarga, entre otra cosas, de hacer funcionar una parte muy primaria y necesario de nuestro cerebro: la sensación de placer.

Entre sus funciones, la dopamina tiene su papel en procesos de aprendizaje y en el movimiento. Además, su desregulación está asociada a problemas psicológicos. Sin embargo, aquí nos centraremos en su protagonismo con el hedonismo.

¿Cómo une la dopamina al amor, sexo, drogas y rock and roll?

¿Por qué se relaciona, pues, con las cuatro cosas que hemos nombrado antes? El amor, sexo, drogas y rock and roll son adictivos. Como cualquier elemento susceptible de ser adictivo, provocan placer. Pero veamos de manera sencilla cómo sería la actuación de nuestra querida dopamina en las cuatro situaciones diferentes. Antes de nada, destacar que este artículo no pretende ser reduccionista. La psicología más allá de reacciones químicas en el cerebro. Nuestra conducta se basa en un conjunto de elementos imprescindibles para explicar el por qué del comportamiento. No te pierdas qué es el cerebrocentrismo para comprenderlo.

Amor, drogas y dopamina…

En el amor hay muchas etapas. Particularmente la dopamina tiene una especial mención en el momento en el que nos sentimos atraídos por la persona que queremos. Cuando estamos cerca de esa persona, la dopamina empieza a bailar en el cerebro y estamos en ese mundo de sensaciones agradables. El cerebro nos está recompensando por estar cerca de esa persona. Por ello, nosotros no dudaremos en intentar pasar más tiempo con ella.

amor, sexo, drogas y rock and roll
Amor y Dopamina

Lo que nos lleva a hablar de las drogas. Creo que la explicación anterior es lo suficientemente clara para entender el papel de la dopamina con las drogas. Seguro que alguna vez has oído lo maravillosamente bien que se siente una persona al fumar un porro… igual que lo seguro que es que la persona haya repetido en más de una ocasión.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

¿La dopamina funciona igual en el sexo y en el rock?

amor, sexo, drogas y rock and roll
Drogas y Dopamina

¿Y qué me dices del orgasmo? La dopamina se ha estudiado en más de una ocasión buscando su relación con la lujuria. Pero, si quieres, eso te lo cuento en otro momento. En este post, con respecto al papel de la dopamina en relación al sexo, nos interesa saber que el punto de clímax coincide con el pico más alto de dopamina.

amor, sexo, drogas y rock and roll
Sexo y Dopamina

Finalmente, la música también es un estímulo placentero y la dopamina se vuelve una de las protagonistas en nuestro cerebro cuando nos deleitamos con nuestro grupo favorito. Prueba de ello es ese momento en el que, armado de los cascos y el reproductor de música a todo volumen, nadie nos puede bajar de las nubes. Numerosos estudios han dado prueba de ello, el más conocido el de Valorie Salimpoor y Robert Zatorre, de la Universidad McGill (Canadá) en el que se estudió con neuroimagen cómo aumentaba la dopamina de las personas que escuchaban sus canciones favoritas.

amor, sexo, drogas y rock and roll
Música y Dopamina

Con esto pretendo haberte dejado con un nivel de dopamina óptimo danzando por tu cerebro y que la próxima vez que pienses en amor, sexo, drogas y rock and roll sepas el por qué son lo mismo.

Deja un comentario