Antes de hablar del aprendizaje asociativo, no debemos olvidar que nuestro aprendizaje se produce siempre en el marco de una cultura que no sólo fija las demandas, sino que nos proporciona instrumentos adecuados para incrementar las posibilidades de aprendizaje.

Hay tres ventajas:

  • Mayor capacidad de cómputo
  • Reorganización a partir de procesos constructivos.
  • Mediación cultural en nuestro aprendizaje. Hacen que nuestra capacidad de aprendizaje asociativo obtenga resultados impensables en otras especies.

¿Cómo se produce el aprendizaje asociativo?

Adquisición de regularidades: el aprendizaje de teorías implícitas
Regularidades en el aprendizaje asociativo
Regularidades en el aprendizaje asociativo

Un primer proceso asociativo está dirigido a extraer regularidades del entorno. Así se establecen secuencias predictivas de sucesos y conductas que nos permiten vivir en un mundo más predecible y controlado. Nuestro equipo cognitivo nos permite computar covariaciones en el ambiente con bastante precisión. Detectando no sólo qué sucesos tienden a acontecer juntos, sino también qué hechos no suceden juntos. Hay una relación de contingencia entre dos hechos cuando la probabilidad de que ocurran juntos es mayor que la de que ocurran por separado. Este mecanismo de detección requiere un sofisticado sistema de cómputo. También, un alto valor adaptativo que nos permita anticipar los hechos más probables. Todo ello a partir de un antecedente y obtener ciertas consecuencias probables con nuestra conducta. Es un mecanismo implícito del que no tenemos conciencia y que no usamos deliberadamente.

Memoria asociativa y aprendizaje asociativo

En el aprendizaje asociativo ocurre que: nuestra “memoria asociativa” tiende a sobrevalorar los casos positivos (de concurrencia) frente a los negativos (ausencia de uno o ambos hechos). Una tendencia general en el funcionamiento intelectual humano. Desde estas tardeas de aprendizaje asociativo al razonamiento humano más complejo. Además, procesamos esas contingencias en función de nuestras expectativas previas. Producto de nuestros aprendizajes anteriores almacenados en la memoria asociativa esencialmente de representaciones implícitas. Los cambios ambientales son interpretados a través de representaciones previas que sesgan nuestras estimaciones y cómputos.

Somos seres que estamos siempre sometidos a avalanchas de información potencial. A pesar de las limitaciones de nuestros sistemas de memoria, tenemos la capacidad de cómputo suficiente para detectar la estructura correlacional del mundo más allá de ciertas cadenas de sucesos por medio de estos mecanismos asociativos. Aprendemos a asociar los atributos de esos objetos o sucesos que tienden a ocurrir juntos con una mayor probabilida. Y, de modo más redundante, elaborando ciertas “categorías naturales” o conceptos probabilísticos.

Sesgos del aprendizaje asociativo

Estas categorías y las teorías implícitas a las que dan lugar conducen a sesgos o distorsiones en el conocimiento. Pero son muy eficaces, ya que permiten extraer la mayor cantidad de información posible con el mínimo coste cognitivo. Permiten, además, aprender gracias al aprendizaje asociativo.

El origen de la búsqueda de recursos para enfrentar una situación novedosa es siempre un problema. Esto sucede cuando un objeto no se comporta como esperamos. Por ello, recurrimos de modo implícito a ciertas reglas simplificadoras y heurísticas:

  1. Semejanza entre causa y efecto: en general, los rasgos más observables de la situación afectan más a nuestro aprendizaje implícito que los menos visibles.
  2. Contigüidad espacial, el contacto físico entre causa y efecto.
  3. Contigüidad temporal entre la causa y el efecto.
  4. Covariación cualitativa entre causa y efecto, es decir, las variables relevantes serán aquellas que covaríen con el efecto.
  5. Covariación cuantitativa entre causa y efecto, es decir, cuando se incrementa la causa, debe aumentar proporcionalmente el efecto y viceversa.
Principios y reglas del aprendizaje asociativo

Estas reglas no solo sirven para buscar antecedentes causales en situaciones nuevas o problemáticas. También, reglas de activación o conexión entre esos conocimientos en nuestra memoria permanente. Las teorías implícitas serían como redes ocultas que subyacerían a los modelos que utilizamos para interpretar el mundo, a las representaciones que activamos y de las que podemos llegar a tener conciencia. A su vez, estas teorías implícitas organizan nuestra percepción y nuestra acción en el mundo. Distorsionando nuestras representaciones y desviándonos del principio de correspondencia. Este principio característico del aprendizaje asociativo afirma que nuestra teoría implícita sobre el movimiento de los objetos no suele ser una copia de la realidad. Sino más bien, que el movimiento que percibimos es el reflejo de nuestras representaciones.

Sin embargo, gracias a las teorías implícitas optimizamos nuestros recursos cognitivos porque reducen la cantidad de información que debe procesarse, aunque no nos permite tener control sobre nuestras representaciones implícitas. Ello dificultará en algunas ocasiones la adquisición de conocimientos incompatibles con ellas, por lo que el llamado proceso de cambio conceptual resultará muy difícil y costoso, tanto en términos personales como sociales.

La condensación de la información en el aprendizaje asociativo

La capacidad limitada de la memoria de trabajo restringe la información que puede ser atendida. Y, en consecuencia, aprendida. Un mecanismo de aprendizaje asociativo es condensar o fundir aquellos elementos de información que tienden a producirse juntos en forma de chunks o piezas de información que se recuperan en una única representación.

La condensación en el aprendizaje asociativo
La condensación en el aprendizaje asociativo

Lo relevante para la capacidad de la memoria de trabajo no es la cantidad de información. Es, el número de elementos independientes, arbitrarios que deben procesarse.

El principal mecanismo mediante el que se condensa la información es la repetición o el repaso.

Aunque se acompañe de procesos constructivos que multiplican su efecto. La condensación de información permite formar en la memoria permanente piezas de información. Estas piezas se “dispararán” en presencia de los indicios adecuados. Recuperándose de forma conjunta, rápida y precisa con escaso coste cognitivo.

La automatización del aprendizaje asociativo

Es otro proceso de aprendizaje asociativo que se produce como consecuencia de la práctica reiterada y de una secuencia de acciones, representaciones o conocimientos. Con esa práctica reiterada, ciertos aprendizajes se consolidan hasta el punto de que pasan de ser actividades controladas a rutinas automatizadas que se ejecutan de modo implícito.

La automatización en el aprendizaje asociativo
La automatización en el aprendizaje asociativo

Esta automatización consiste en transformar una representación hasta ahora explícita en una implícita. Hasta el punto de que pueda perder ese carácter explícito y no poder recuperarse de modo deliberado. Deberá hacerse en esa secuencia de acciones automatizada.

Una ventaja de las conductas automatizadas frente a las controladas es su rapidez de ejecución. Por lo que facilita unos tiempos de reacción más rápidos.

En general, estas acciones automatizadas suelen ser muy precisas ya que tienden a ejecutarse de una forma bastante similar, siendo su eficacia mayor ante ejercicios guiados por metas pragmáticas. Sin embargo, esta automatización se puede convertir en un problema cuando debemos enfrentarnos a situaciones verdaderamente nuevas. Es decir, a problemas con metas epistémicas, por lo que no valen las rutinas ya adquiridas.

Otra ventaja muy importante de los conocimientos automatizados: la eficacia se mantiene incluso en situaciones de tarea múltiple. La realización simultánea de dos o más actividades cognitivas que requieren un procesamiento controlado produce una interferencia mutua que reduce la calidad de cada una de ellas. Buena parte de este aprendizaje de procedimientos se apoya en estos procesos de automatización que hace posible el aprendizaje de técnicas.

La funcionalidad limitada de la condensación y la automatización en el aprendizaje asociativo

El proceso de implicitación implica un proceso de naturalización. Se naturalizan los sistemas de culturales de representación. Se adquieren como rutinas automatizadas con fines más pragmáticos que epistémicos. Dadas estas condiciones, la condensación y la automatización de la información pueden resultar eficaces para el aprendizaje de información verbal literal o de técnicas rutinarias. Sin embargo, su eficacia es limitada si no se acompaña de un aprendizaje constructivo.

Limitaciones en el aprendizaje asociativo
Limitaciones en el aprendizaje asociativo

El aprendizaje asociativo será eficaz siempre que las situaciones en que debamos recuperar las representaciones adquiridas sean rutinarias. Pero, al producir representaciones poco flexibles, son muy poco generalizables o transferibles a nuevas situaciones. Este aprendizaje asociativo suele ser satisfactorio para situaciones o aprendices que se guíen más por metas externas y contextuales que por internas; que busquen más tener éxito que comprender.

Deja un comentario