Hoy vamos a hablar de esas grandes mentes, que tienen la mitad del camino recorrido en este mundo globalizado. Y, tú…  ¿eres bilingüe?

Imagen de http://www.colegiowilliams.edu.mx/blog/ninos-bilingues-con-mejor-memoria
bilingüe

Una persona bilingüe es aquella que puede usar INDISTINTAMENTE dos idiomas. Se cree que la lengua materna es la que ocupa los pensamientos de los bilingües. Pero, esto puede no ser del todo cierto.

Durante mucho tiempo se ha pensado que el bilingüismo es algo incompatible con nuestro cerebro. Es decir, se pensaba que tendría una estructura limitada para un único idioma. Sin embargo, esto no es cierto, ya que la flexibilidad cerebral dota a nuestro órgano pensante de múltiples posibilidades, entre éstas, llegar al proficiency o native en  varios idiomas.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Las personas bilingües tienen, además, un tipo de pensamiento mucho menos rígido que las personas que dominan un único idioma, esto es debido a que tienen la posibilidad de expresar el doble de ideas y matices, ya que cuentan con dos diccionarios enteros para su uso. 

Ejemplo del beneficio de ser bilingüe para la flexibilidad cognitiva.

bilingüe
Azules…diferentes matices si eres bilingüe.

¿Sabías que los pueblo esquimales tienen palabras para denominar tonos de azul más allá del claro-oscuro-celeste-marino-cian-…? Azules que… quizá ni para nuestros ojos son diferentes. Pero lo cierto es que las personas que dominen el castellano y uno de esos dialectos esquimales, tendrán muchas más palabras para concretar el azul.

Sin embargo, a pesar de lo favorable que es tener un pensamiento flexible y saber idiomas para viajar.  A nivel neuropsicológico, las personas bilingües cuentan con una ventaja más importante que las nombradas; saben cambiar rápidamente su foco de atención y el lenguaje. Esto es:

Imagen de http://www.scoopnest.com/es/user/CSIC/581389731503693824
Las ventajas de ser un bilingüe

Jaimito es de Toronto, allí se habla inglés y francés. De hecho, tiene padres muy típicos: su mamá es de Londres y su papá e París (se conocieron por Internet, probablemente). Pues a día de hoy, Jaimito (es que los padres se metieron en “nombres típicos en España”) tiene once años y puede mantener dos conversaciones paralelas: en francés con su padre y en inglés con su madre.

Jaimito tarda en cambiar de idioma y acento lo que tarda en girarse hacia su padre o su madre, lo que hace que Jaimito tenga unas capacidades atencionales mucho más desarrolladas que los hijos de los amigos londinenses y parisinos de sus padres.

Es decir, el bilingüismo está bien… y… el cerebro está mejor.

Deja un comentario