Cuando se tiene depresión no es por que se quiera. Por mucho que el entorno familiar de algunas personas se obstine en opinar lo contrario. Se te pasará, tienes toda la vida por delante, esto es momentáneo. Pero, es importante determinar cuáles son las causas de la depresión.

Mientras, la persona lucha por levantarse todos los días con la esperanza de poder rendir en el trabajo, tener fuerzas para acicalarse e ir decente y sobretodo tener algún motivo por el que no abandonar.

 

¿Cuales son las causas de la depresión?

¿La depresión es mental? ¿Es física? ¿Es una mezcla de ambas? ¿Qué es?

Según el DSM-V que (para el que no sepa sobre psicología) es un libro que recoge todos los trastornos mentales. Además, incluye los criterios que deben cumplir para su diagnóstico. La depresión supone deficiencia en las áreas importantes de la persona, causada por problemas emocionales que conducen a los físicos o a la inversa y que en cualquier caso se retroalimentan haciendo que la vida social, sexual, el aspecto corporal, la actividad normal de una persona, cambien radicalmente y se instauren la fatiga, culpa, desesperanza y sentimientos de inutilidad e incluso de suicidio.

Posibles causas de la depresión:

Biológicas – Una de las posibles causas de la depresión

Un desajuste biológico es una explicación sobre la ocurrencia de la depresión. Sin embargo, hay algunas dudas al respecto. Por ejemplo, existen pruebas concluyentes de que las enfermedades del aparato digestivo, generan muchos de los síntomas antes comentados. En concreto las relacionadas con algún problema intestinal, haciendo posible el aumento del riesgo de padecer una depresión. También,  las personas con enfermedad de Chron, padecen este trastorno. Esta explicación como una de las causas de la depresión es que el intestino no fabrica la serotonina de forma regular. Tal y como cabría esperar en una persona sana.

Por lo tanto, nuestro intestino fabrica de entre el 80 y 95% de serotonina total de nuestro organismo. También, recientemente se ha encontrado la relación de algunas bacterias, con el neurotransmisor GABA. Este neurotransmisor equilibra los ritmos de actividad cerebral, que tiene que ver también con la probabilidad de sufrir o no ansiedad o nerviosismo.

También se ha encontrado que la dificultad para degradar la histamina por parte del intestino, puede ocasionar problemas relacionados con alergias y problemas de piel. Por tanto, es probable que estas personas también tengan depresión. Ya que , un aumento de la histamina, produce que el cuerpo se “rebote” haciéndonos más propensos a contraer infecciones y a reaccionar al entorno de una manera inusual. Por ello, en muchos trastornos relacionados con el insomnio, se suelen recetar antihistamínicos. Estos medicamentos que además de hacer que nuestro cuerpo esté más tranquilo, tienen efecto sedante y ayudan a descansar.

 En resumen, las causas de la depresión son

Son muchas las evidencias, no podemos quedarnos solamente con estas,. Debemos seguir indagando para erradicar el estigma de la depresión y que la sociedad no lo considere solamente un problema derivado de la mente, de los miedos o de la falta de fortaleza emocional. Hay otras causas y está en nuestras manos tratar nuestros prejuicios y fobia a los trastornos mentales.

En la sociedad en la que vivimos los trastornos mentales están estigmatizados. Luchamos por conservar la calma y pensar que es porque a la sociedad no la han enseñado a tratar estos temas como algo cotidiano. Y, que por tanto, a muchas personas les pasa. Igual que un bipolar es visto por la sociedad como alguien sin cordura o un esquizofrénico como alguien peligroso y controvertido.

Estigmatizar es poner una etiqueta, generar un prejuicio, encasillar y por tanto tratar a la persona como tal.