El Alzheimer es una enfermedad degenerativa desconocida (aunque algunos estudios apuntan a hongos). Pero, todos sabemos algo acerca de ella. Igualmente es sorprendente el tabú que existe en su tratamiento social. Muy pocos son capaces de entenderla en su totalidad y mucho menos cuando se trata de un trastorno que abarca tantas áreas de afección y al principio se sufre en silencio. Sin embargo, ¿cómo enfrentarse al Alzheimer?.

Los afectados de alzheimer dejan de ser ellos para convertirse en una etiqueta que les ponen nada más cruzar la puerta del neurólogo. Etiqueta que hace mucho daño y que cuesta quitar. Un enfermo de alzheimer es mucho más que “el enfermo de alzheimer“. Es una persona que estimulada de forma conveniente puede tener motivación por su día a día. También, hacer que sus cuidadores puedan estar menos preocupados por su estado.

Pero eso no siempre es así…

Un cuidador puede ser dependiente y si la carga se superpone sobre una persona solamente. Las consecuencias anímicas pueden ser desde luego, un bache personal clarísimo. Si no le explicamos como terapeutas al familiar, en qué consiste la enfermedad y como podemos enfrentarnos al Alzheimer (individualmente) con el paciente, probablemente sea un duro trance para el sistema más allegado del afectado.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:
¿De quién es la responsabilidad de cuidar al enfermo?

Enfrentarse al Alzheimer requiere muchos cuidados. Por tanto,. toda la familia ha de implicarse en sus actividades. Así, evitaremos no cargar solamente a una persona con la responsabilidad de mejorar su calidad de vida. Nos tenemos que dar cuenta que un paciente de alzheimer progresivamente va necesitando más ayuda. Y por si alguien se lo había preguntado… No, aún no hay cura para el alzheimer. Solo algunos fármacos que tiempo atrás tenían una hepatotoxicidad grandísima, aunque actualmente producen menos efectos secundarios. Además, debemos saber que actualmente se están llevando a cabo estudios experimentales con fármacos. Por ejemplo, en algunos de ellos participa el Hospital la Fe de Valencia y que están todavía en una fase 2 (puede tardar años en comercializarse).

También, debemos saber que lo que más afecta al enfermo es no tener una rutina y debe permanecer activo mentalmente. Se ha hablado mucho en investigaciones acerca de los factores protectores de una estimulación cognitiva o de una rutina de actividades, como podemos ver en este vídeo que os enlazo aquí:

Consecuencias de enfrentarse al Alzheimer

Debemos tener en cuenta otro tipo de cosas. Por ejemplo, los enfermos de alzheimer pueden sufrir despersonalización y a veces no se reconocerán ni a ellos mismos. Todo esto lo podemos mejorar haciendo que lleven sus prendas de siempre y manteniendo rutinas o intereses que tenían antes de la enfermedad.

Queda mucho camino por resolver y en próximos post quizás tengamos novedades más detalladas sobre este trastorno pandémico y que no solamente afecta a ancianos, sino que hay casos de demencia precoz que cuesta creer que ocurran y son además, traumáticos.