Puede ocurrir que derivemos a nuestro cliente a la consulta psiquiátrica por una depresión o un trastorno de ansiedad. Lo más común es que con la visita al especialista se valore la posibilidad de que el trastorno se haya transformado en síntomas crónicos. Debemos tener en cuenta que cuando se nos remite al psiquiatra es porque se cree que la ayuda terapéutica no es suficiente y se tiene que compatibilizar con la médico-psiquiátrica. No obstante, el sujeto es en primera instancia quien decide qué hacer.  Él o ella elegirá si aceptan los consejos de su médico y si está dispuesto a empezar un tratamiento con antidepresivos. Tenemos que tener en cuenta qué causa la depresión. También, otras herramientas de intervención como Pokémon GO.

¿Qué son los antidepresivos?

Los medicamentos antidepresivos de primera línea, son los conocidos como ISRS, que son los más comunes. Las siglas significan Inhibidor Selectivo de la Recaptación de Serotonina. Por tanto, los antidepresivos actúan sobre la misma, haciendo que se quede más tiempo en el espacio sináptico. Con este, los receptores no perderán el Neurotransmisor a raudales.

La serotonina se adquiere por el medio alimenticio principalmente. Por ello, aquellas personas con una dieta pobre en serotonina, tendrán un déficit clínico de la misma y serán más propensas a padecer depresión o ansiedad.

Efectos secundarios de los antidepresivos

antidepresivos
Los psiquiatras deben ayudar a los pacientes con las recomendaciones de los antidepresivos

En un primer momento el psiquiatra debe alertar que las primeras semanas, al tomar un antidepresivo, habrá efectos secundarios notables. Ya que, muchos pacientes dejan el tratamiento por esta cuestión. Se enfrentan en este caso a recurrencias y recaídas en la enfermedad.

Entre los efectos secundarios encontramos: mareos, fatiga, somnolencia, apatía, irritabilidad, cambios en el estado de ánimo, ansiedad, vómitos…

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

No todos tienen porque darse en la misma medida. Solamente que unas personas los experimentan más que otras. Por ello es conveniente que las primeras sesiones con el psiquiatra sean esclarecedoras con respecto a estos detalles.

Por otra parte, muchas depresiones cursan con insomnio. Al tener problemas en la serotonina, también los tenemos en la melatonina (que induce el sueño). Así que también se suelen dar inductores del sueño.

Últimos consejos sobre los antidepresivos

Así pues, hay que destacar que estos medicamentos no se pueden tomar a la ligera. Algunos pacientes toman varias dosis si se han olvidado de una el día anterior.  Esto no se puede hacer. Aunque el medicamento no se tome un día, no pasa nada, es mejor que no se aumente la dosis.

Ya sabemos algo más sobre este trastorno tan invisible a los ojos de los que no lo padecen. Por cierto, ¿Sabes qué decirle a una persona con depresión?