¿Qué es el Crecimiento Postraumático?

Conjunto de cambios positivos que experimentan las personas como consecuencia del proceso de lucha que se emprende a partir de la vivencia de un hecho traumático. Es la capacidad de ver algo bueno en eso de lo que crees que eres incluso culpable o de lo que podrías haber hecho otra cosa. El crecimiento  postraumático implica:

Determinantes del Crecimiento Postraumático

Estos factores ayudan a reconocer cómo predecir la capacidad de la persona de que tenga un crecimiento postraumático:

  • Del propio suceso: cuánto impacto tuvo eso en su vida.
  • De la persona:

Cuando el nivel de trauma es medio, hay mayor crecimiento postraumático.

  • crecimiento postraumático
    Curva de crecimiento postraumático en función del nivel del grado de trauma

    Aspectos positivos por el trauma: existe un efecto transcultural. Depende de la cultura el cómo las personas se toman un mismo hecho.

    • Nivel 1: cambio de metas, prioridades y objetivos vitales: sería un primer cambio.
    • Nivel 2: percepción de nuevas posibilidades de desarrollo personal.
    • Nivel 3: descubrimiento de habilidades y fortalezas personales.
    • Nivel 4: aumento de la empatía y motivación de ayuda. Gracias al trauma, sabemos que el desarrollo de conductas empáticas no es saludable. Lo saludable es tener perspectiva, puesto que implicarse emocionalmente, hace que esta perspectiva se vaya.
    • Nivel 5: valoración del apoyo y crecimiento interpersonal.
    • Nivel 6: crecimiento y desarrollo espiritual.

Aunque en el crecimiento postraumático se consideren niveles no quiere decir que haya que pasar por todos ellos para hacer el crecimiento postraumático.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Intervención clínica: ¿cómo alcanzar el crecimiento postraumático?

El compartir emocional: efectos paradójicos
  • Descarga emocional con otras víctimas. Es muy común juntar en terapias a víctimas de un mismo suceso, y eso está bien siempre y cuando NO sea para despotricar.
  • Efecto cross-over (transituacional) negativo y emoción negativa. Cuando te va mal en casa, te va mal en el trabajo normalmente y viceversa.
  • La expresión de la tristeza aumenta la autoestima y la creencia de la benevolencia social a corto plazo. Es importante considerar las diferencias entre la depresión y la tristeza.
  • La expresión calmada y regulada tiene un efecto positivo a corto y largo plazo.
Pautas para aumentar afecto+expresión emocional:
  • Estructurar el habla o la escritura en más de tres sesiones. Una especie de diario emocional, se vio que en tres sesiones se observan efectos más positivos que con un manejo de contingencias, por ejemplo.
  • Escribir al menos 15 minutos por sesión en privacidad y en casa mejor (desmuestra efectos a corto y largo plazo interesantes tanto psicológicos como físicos y autoinmune).
  • Hay más impacto en el primer mes tras el suceso. Es importante hacer una terapia de recaídas, porque seguramente en sesión haya un bajón alto.
  • Acompañar la expresión de instrucciones precisas.
  • Efectos positivos incluso en casos de alexitimia, déficits de expresión emocional, neuroticismo o pesimismo. Incluso en contextos donde hay un problema de expresión, la escritura favorece más que el trabajo en sesión.
  • Rituales personales (cartas, diarios, biografías): mayor optimismo, afecto positivo, felicidad e integración.
  • Rituales comunitarios: mayor afecto positivo, adaptación, cohesión social e identidad colectiva y menor activación emocional. Pero, hay controversia de hasta qué punto es bueno recordar por ejemplo Spanair u 11-M. A corto plazo puede ser mejor porque es sentirte arropado, pero a largo plazo y a veces sólo genera revivir y tener flashbacks.

¿Qué funcionalidad tiene el terapeuta en el crecimiento postraumático?

crecimiento postraumático
El terapeuta puede potenciar el
crecimiento postraumático

Expert Companioship (Clahoun y tedeschi, 2006) la persona terapeuta tiene que ser guía. La persona tiene que vivir su propio proceso y no a través del terapeuta. Actitud base de apoyo, escucha y aprendizaje del potencial de superación. Fundamental que sean sesiones no directivas. Entrenamiento en relajación y emergencia de capacidades positivas por el evento.

No hay que introducir la posibilidad de crecimiento sin que lo exprese el paciente. Además, la posibilidad de crecimiento la tiene que expresar el paciente, nunca el terapeuta porque entonces “se copiará” el paciente y lo hará como suyo pero realmente no lo siente. La persona tiene que vivir la experiencia.

  • Normalizar las respuestas emocionales ante el trauma: psicoeducación. Hay que normalizar respuestas pero sin decir “es normal que te encuentres triste”. Eso es lo que NUNCA hay que decir.
  • Aumentar la percepción de control: meditación mindfulness. Entrenar el control atencional.
  • No realizar análisis o cambio de valores hasta la instauración de las fortalezas personales.

Trauma y proceso traumático

El trauma es una experiencia que constituye una amenaza para la integridad física o psicológica (emociones extremas, caos, horror, desconcierto, desamparo, etc.) La incontrolabilidad e incompensibilidad genera toda la sintomatología asociada. Además, se cuestionan los esquemas y las creencias del yo y del yo frente al mundo. Cuántas veces hemos creído que controlamos el entorno y uno mismo, y luego nos pasan cosas. Por ejemplo, si nos amenazan con los puntos del carné, seguiremos corriendo porque creeremos que nunca nos va a pasar a nosotros.

Pero esto quiebra las asunciones básicas que constituyen los referentes de seguridad humano (invulnerabilidad y control de la propia vida). Las personas con alto control de locus interno son las más afectadas. Y si le pasa a una persona internalista el trauma, una persona así creerá en el: “y si no hubiera cogido ese tren…”, “y si…” Los traumas pueden generar trastornos disociativos y Trastorno de estrés postraumático o TEPT. ¿Conoces los procesos cognitivos afectados en un caso de TEPT? Dejamos aquí una tabla resumen. 

Deja un comentario