Cultura organizacional

ultura organizacional
La cultura organizacional tiene que ver con la manera en que los empleados perciben las características de la cultura de una organización

La idea de considerar a las organizaciones como culturas (donde hay un sistema de significados compartido por sus miembros) es un fenómeno reciente. Hasta mediados de la década de los 80, la mayor parte de las organizaciones eran consideradas simplemente como medios racionales por medio de los cuales coordinar y controlar grupos de personas. Pero las organizaciones son algo más. Pero la idea de la cultura organizacional defiende que las organizaciones también tienen personalidades. Pueden ser rígidas o flexibles, poco amistosas o fraternales, innovadoras o conservadoras etc.

La cultura organizacional se refiere a un sistema de significado compartido entre sus miembros. El cual distingue a una organización de las demás, siendo un conjunto de características claves que la organización valora. Se puede definir coloquialmente como “el modo de hacer las cosas en un sitio”.

¿Cuál es el origen de la cultura organizacional?

El origen de la cultura como una variable independiente que afecta las actitudes y comportamiento de los empleados da como origen el concepto de institucionalización. Cuando una organización se institucionaliza cobra vida propia, por separado de las de sus fundadores o cualquiera de sus miembros.

Cuando una organización se institucionaliza, se la valúa por sí misma. No sólo por los bienes o servicios que produce. Es decir, adquiere inmortalidad y se redefine. Esta institucionalización opera para producir una comprensión común entre los miembros respecto de lo que es un comportamiento apropiado y significativo. Cuando una organización adquiere permanencia institucional, los modos aceptables de comportamiento se hacen evidentes en sí mismos para sus miembros. Esto es lo mismo que hace la cultura organizacional.

Hay siete características principales que, al reunirse, capturan la esencia de la cultura organizacional.
  1. Innovación y aceptación del riesgo: grado en que se estimula a los empleados para que sean innovadores y corran riesgos.
  2. Atención al detalle: grado en que se espera que los empleados muestren precisión, análisis y atención por los detalles.
  3. Orientación a los resultados: grado en que la administración se centra en los resultados, en lugar de las técnicas y procesos usados para lograrlos.
  4. Orientación a los equipos: grado en que las actividades del trabajo están organizadas por equipos en lugar de individuos.
  5. Orientación a la gente: grado en que las decisiones de la dirección toman en cuenta el efecto de los resultados sobre las personas de la organización.
  6. Agresividad: grado en que las personas son agresivas y competitivas en lugar de buscar lo fácil. Se refiere a un factor externo, es decir, competitividad en el sector, no en cuestiones internas de la empresa.
  7. Estabilidad: grado en que las actividades organizacionales hacen énfasis en mantener el status quo en contraste con el crecimiento. Cómo de estable se mantiene la empresa, en base al crecimiento o a la expansión. Este concepto está relacionado con el principio de reciprocidad. 

Cada una de estas características existe en un conjunto de menor a mayor. La evaluación de la organización con respecto de las características da un panorama completo de la cultura de la organización. Es importante seleccionar trabajadores que compartan los valores de la cultura organziacional. De esta manera mejoraremos la motivación laboral. 

Importancia de la cultura organizacional

La cultura organizacional tiene que ver con la manera en que los empleados perciben las características de la cultura de una organización, no si les gusta. Es decir, es un término descriptivo. Esto se diferencia de la satisfacción en el trabajo.

cultura organizacional
Un cultura organizacional basada en el cooperativismo ayuda a mejorar el entorno laboral

Las investigaciones sobre cultura organizacional buscan medir el modo que los empleados ven a su organización: ¿estimula el trabajo en equipo? ¿premia la innovación? ¿apoya las iniciativas?. En cambio, la satisfacción en el trabajo busca medir las respuestas eficaces al ambiente de trabajo. Tiene que ver con la forma en que los empleados sienten respecto de las expectativas de la organización, prácticas de recompensa, etc. Este término pasa a ser evaluativo.

¿Las organizaciones tienen culturas uniformes?

Se debe esperar que individuos con distintas formaciones o diferentes niveles en la organización tiendan a describir la cultura de la organización en términos similares. Las organizaciones más grandes tienen una cultura dominante y numerosos conjuntos de subculturas:

  • La cultura dominante expresa los valores fundamentales que comparte la mayoría de los miembros de la organización. Cuando se habla de la cultura de una organización, se hace referencia a su cultura dominante. Es esta gran visión lo que da a una organización su personalidad distintiva.
  • Las subculturas tienden a desarrollarse en las organizaciones grandes para reflejar problemas, situaciones o experiencias comunes que enfrentan los miembros. Es probable que estas subculturas estén definidas por los diseños departamentales y la separación geográfica. Incluiría aquellos valores nucleares de la cultura dominante más valores adicionales exclusivos. Estos valores son retenidos en lo esencial, pero se modifican para que reflejen la situación distintiva de la unidad separada.

Si las organizaciones no tuvieran una cultura dominante y sólo estuvieran compuestas por numerosas subculturas, el valor de la cultura organizacional como VI disminuiría mucho porque no habría una interpretación uniforme de lo que representa un comportamiento apropiado o inapropiado.

Culturas fuertes vs culturas débiles

En una cultura fuerte los valores nucleares de la organización se comparten con más intensidad y en forma extensa. Entre más miembros acepten los valores nucleares y más grande sea su compromiso con ellos, más fuerte es la cultura. Una cultura fuerte tendrá mucha influencia en el comportamiento de sus miembros debido a que su intensidad y alto grado en que se comparten sus valores, crean un clima interno de mucho control del comportamiento. Estas culturas tienen una mayor influencia en el comportamiento del individuo y se relacionan directamente con una menor rotación del mismo.

También demuestra gran acuerdo entre sus miembros con respecto al objetivo de la organización. Dicha unanimidad de propósito construye la cohesión, lealtad y compromiso organizacional. Todo ello, a su vez, ayuda a disminuir la propensión de los trabajadores a salir de la organización.

Cultura vs formalización

Se debe reconocer que una cultura fuerte actúa como sustituto de la formalización. La mucha formalización hace que una organización sea predecible, ordenada y consistente. A este respecto, una cultura fuerte logra el mismo objetivo sin necesidad de documentos escritos. Por tanto, la formalización y la cultura deben verse como dos caminos diferentes hacia un destino común.

Entre más fuerte sea la cultura de una organización, menos necesidad hay de preocuparse por desarrollar reglas y regulaciones formales que guíen el comportamiento de los empleados. Dichos lineamientos quedan internalizados en los trabajadores cuando aceptan la cultura de la organización.

Deja un comentario