Casi todos conocemos los derechos humanos básicos que por el mero hecho de haber nacido nos pertenecen. Sin embargo, existen otro tipo de derechos, los denominados derechos asertivos, que mucha gente ignora.

Para conocer cuáles son estos derechos asertivos que a todos nos corresponden, es necesario que primero sepamos qué es la asertividad.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Asertividad

Definimos la asertividad como una habilidad social y comunicativa que implica expresar nuestros pensamientos y sentimientos de forma honesta, firme y correcta. Además, engloba defender y hacer valer nuestros derechos.

No obstante, también implica respetar las opiniones de los demás y aceptar que ellos también sean asertivos y defiendan sus propios derechos.

La asertividad podría considerarse también como una conducta equilibrada. Justo en el término medio entre la pasividad y la agresividad a la hora de relacionarnos con nuestros iguales.

derechos asertivos
Ser asertivo implica defender nuestras opiniones, respetando las de los demás. Por eso existen los derechos asertivos

Derechos asertivos

Como ya sabemos qué es la asertividad, vamos a ver cuáles son esos derechos asertivos de los que hablábamos al principio.

– Respeto y dignidad. Esto es, mereces que los demás se comporten de manera asertiva contigo, respetando tus opiniones y dirigiéndose a ti con respeto y cordialidad.

– Derecho a tener y expresar los propios sentimientos y opiniones.

– Reconocer tus propias necesidades, establecer objetivos personales y tomar tus propias decisiones.

– El derecho a cambiar. Todos tenemos derecho a cambiar de opinión, así como de preferencias, objetivos, motivaciones…La identidad personal no es algo constante sino dinámico, va transformándose con las circunstancias vitales.

Derecho a decir “no” sin sentimiento de culpa. A menudo nos cuesta decir que no. Y, es más, cuando lo hacemos tendemos a justificarnos, porque nos hace sentir mal hacerlo. Sin embargo, tenemos derecho a negar algo sin necesidad de dar razones para ello.

 Más derechos asertivos…

– Hacer peticiones o expresar necesidades, aceptando a la vez que pueden negártelo.

Pedir información y ser informado.

– El derecho a cometer errores.

El derecho a ser independiente, gozar y disfrutar y  triunfar.

– Tienes derecho también a ser tu propio juez.

– Capacidad para decidir hacerte cargo, o no, de los problemas de los demás.

El derecho a dar o no explicaciones sobre tu comportamiento.

– El derecho a decidir no ser asertivo. Por supuesto. Los psicólogos siempre vamos a recomendar trabajar la asertividad para mejorar la calidad de vida y las relaciones sociales. Pero esto no significa que todas las personas tengan que ser asertivas. Cada persona es libre para decidir cómo quiere actuar.

Conclusiones sobre los derechos asertivos

La asertividad es la forma más adaptativa de relación con los demás. Y los derechos asertivos son clave para el bienestar, por lo que es importante conocerlos.

Pero todo esto ahora ya lo sabes. Tuya es la decisión de ponerlo en práctica.

Deja un comentario