¿Diagnosticar usando el lenguaje?

Puede que dentro de algunos años la típica pregunta de nuestro médico para que digamos AAAAAAH! puede servir para algo más que para mirarnos la garganta. Partiendo de la relación que existe entre el comportamiento y la actividad del cerebro, varios equipos de neurocientíficos, psiquiatras e informáticos están investigando hasta qué punto el uso del lenguaje puede aportar pistas para el diagnóstico de distintas enfermedades. Así, el análisis de un enorme volumen de datos lingüísticos podría resultar útil en enfermedades que carecen de claros indicadores biológicos. Por tanto, es posible diagnosticar usando el lenguaje.

Encontramos varias investigaciones en curso y significativos descubrimientos en esta área. En concreto voy a resumir brevemente las investigaciones realizadas por varias universidades de todo el mundo. En su mayoría en relación a enfermedades como el Parkinson o el ELA (esclerosis lateral amiotrófica).

Diagnosticar usando el lenguaje: Enfermedad de Parkinson

En un estudio liderado en Argentina se logró establecer una relación entre la atrofia temprana en los ganglios basales y los problemas en el lenguaje asociados a la enfermedad. la universidad de Favaloro realizó un experimento con 27 participantes. Lo hicieron en colaboración con el estudio iniciado por director del laboratorio de psicología experimental y neurociencias del instituto de neurología cognitiva Agustín Ibáñez.

El estudio para comprobar si diagnosticar usando el lenguaje es posible fue el siguiente:
  • Los sujetos escucharon frases con verbos relacionados con posturas concretas de la mano (aplaudir y dar puñetazos).
  • Cuando entendían la frase, pulsaban un botón al tiempo que mantenían las manos abiertas o cerradas en puño.
  • Las personas sanas respondieron más rápidamente cuando el verbo y la postura de la mano eran concordantes; aplaudir mano abierta/ puño mano cerrada.
  • Los afectados por los primeros estadios del párkinson no mostraron diferencias en el tiempo de reacción.

Se descubrió que esos déficits en el acoplamiento de lenguaje de acción y sistema motor estaba presentes en las etapas más tempranas de la enfermedad. Antes de que la patología motora se manifieste acentuadamente y comiencen los déficits de funciones ejecutivas y el deterioro cognitivo avanzado.
Además según Ibáñez, las implicaciones clínicas y teóricas de este hallazgo podría permitir diagnosticar usando el lenguaje otras patologías que implican daños en los ganglios basales como el Huntington.

Diagnosticar usando el lenguaje: Enfermedad de ELA

Un estudio dirigido por Sharon Ash demuestra que esta enfermedad que acaba deteriorando el habla a causa de la debilidad muscular también podría alterar el correcto uso de la gramática.

Se analizó una muestra de voz en 26 pacientes con ELA y 19 personas mayores saludables. La intención era relacionar déficits motores con el lenguaje. Se investigaron fuentes lingüísticas y motoras. Los déficits fueron relacionados con anomalías de la materia gris y la materia blanca en resonancias magnéticas. Los resultados demostraron que los pacientes con ELA presentan problemas en relación con la cantidad del habla. Pero también en la velocidad del habla, errores de articulación del habla, y la gramaticalidad. La velocidad de la voz y los errores de articulación estaban relacionados con las alteraciones motoras de los pacientes. Por otro lado, la dificultad gramatical era independiente de la dificultad motora.

En conclusión, los pacientes con ELA muestran un déficit en la expresión gramatical que es independiente de su trastorno motor.  A partir de este estudio, se plantea que el análisis gramatical podría ser un modo relativamente simple de valorar la aparición y la gravedad de la enfermedad.

Diagnosticar usando el lenguaje: Psicosis

El pensamiento desorganizado, evidenciado por los patrones de inconexiones en el habla, se considera un sello característico de la esquizofrenia.
Un grupo de psiquiatras de la universidad de Columbia entrevistó a 34 adultos jóvenes con riesgo de psicosis, un signo frecuente de la esquizofrenia.

Dos años y medio después, cinco de los sujetos terminaron padeciendo psicosis y los demás no. Un algoritmo especialmente diseñado escrutó las entrevistas para descubrir rasgos lingüísticos que distinguieran un grupo de otro. De está forma hallaron que la psicosis aparecía relacionada con frases más breves. Y también asociada a la pérdida de congruencia entre el significado de un frase y la siguiente, y menor utilización de las palabras: ese, qué y cual.
El programa de habla y análisis automatizado que se usó pudo diferenciar con un 100% de precisión a aquellos participantes que terminaron por padecer psicosis.

Así, si el análisis del discurso pudiese identificar a las personas con mayor probabilidad de desarrollar esquizofrenia. Esto podría permitir el tratamiento preventivo más específico antes de la aparición de la psicosis. Lo que podría retrasar el surgimiento o reducir la gravedad de los síntomas al diagnosticar usando el lenguaje.

El debate de diagnosticar usando el lenguaje

Sin embargo, las características discriminatorias que se identifican son aún una descripción muy simplificada. Aún existe una limitación muy profunda relacionada con la comprensión de la lengua. No debemos olvidar que sólo se trata de un aspecto de la conducta humana. Por tanto, no puede sustituir totalmente una estrecha observación e interacción con el paciente.

BIBLIOGRAFÍA

Ash, S., Olm, C., Mcmillan, C. T., Boller, A., Irwin, D. J., Mccluskey, L., … Grossman, M. (2015). Deficits in sentence expression in amyotrophic lateral sclerosis. Amyotrophic Lateral Sclerosis & Frontotemporal Degeneration, 16(0), 31–39. http://doi.org/10.3109/21678421.2014.974617

Melloni, M. et al. Cortical dynamics and subcortical signatures of motor-language coupling in Parkinson’s disease. Sci. Rep. 5, 11899; doi: 10.1038/srep11899 (2015).

 

Deja un comentario