Hace unos días vi en un informativo una noticia bastante llamativa. En ella se asociaban ciertas diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres a una mayor facilidad de estas últimas para realizar lo que se conoce como “task-switching”. Es decir, la capacidad de cambiar el foco de atención de una tarea a otra de manera eficiente. Según la presentadora, este cambio entre tareas requeriría de un mayor gasto energético a nivel cerebral en los varones, haciéndoles de este modo menos hábiles en esta tarea.

Diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres
Diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres NO REALES. Denotan una visión machista de la mujer.

Al ser una noticia a la que dedicaron un tiempo muy limitado, decidí informarme sobre el tema. Quedaban un gran número de preguntas que quedaban sin respuesta; ¿hay diferencias entre el cerebro de los hombres y mujeres? ¿realmente los cerebros de hombres y mujeres tienen diferencias estructurales y/o funcionales?, y si así es; ¿de dónde surgen estas diferencias?, ¿tienen estas diferencias relación con las que se observan a nivel comportamental? ¿son más inteligentes los hombres o las mujeres?

Diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres: hechos y mitos

Las diferencias sexuales a nivel cerebral han sido y son un tema muy estudiado. A pesar de ello, la gran cantidad de datos e investigación no se ha traducido en unas conclusiones claras, por lo que existen dos visiones opuestas en cuanto a las diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres.

Una de ellas apoyaría la existencia de diferencias entre géneros. Para ello apelan a la presencia de hormonas sexualmente diferenciadas. Estas, influyen en el proceso de formación del cerebro durante la gestación. Esas mismas hormonas, posteriormente, participarían en las diferencias a nivel de comportamiento mediante su impacto a nivel orgánico/cerebral.  Según esta visión, las diferencias a nivel de comportamiento tendrían un sustento orgánico en forma de dimorfismo sexual en el cerebro.

La otra visión, opuesta a la anterior, mantiene que las diferencias son pequeñas como para considerarlas significativas. Y, que además estas no se dan exclusivamente entre hombres y mujeres. También entre los mismos géneros. Existiría, por tanto, un solapamiento entre las características del cerebro masculino y femenino que haría inadecuado el preguntarse si hay diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres hombres.

Papel del ambiente en las diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres

Sin entrar a cuestionar una u otra visión sobre las diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres cabe hablar sobre el origen. Sin cuestionar la parte biológica, como las hormonas o los distintos cromosomas sexuales. La cual va a tener una indudable influencia en la formación de la estructura y posterior funcionalidad del cerebro. No menos importantes van a ser los roles diferenciados que van a tener ambos sexos dependiendo de las distintas culturas. Las cuales van a favorecer unas formas de comportamiento u otras dependiendo de si te ha tocado tener unos o dos cromosomas X. En definitiva, no menos importante va a ser el ambiente en el que cuerpo y cerebro están situados.

No hay que olvidar que cuando hablamos del cerebro no lo hacemos de un órgano a partir del cual surge o se causa el comportamiento. Esto está muy lejos de la realidad, debido a que no es un camino de una única vía. El contexto moldea el comportamiento y a su vez moldea el sistema nervioso, incluido el cerebro. Solo hace falta ver el famoso caso de los taxistas de Londres y el crecimiento de volumen de sus hipocampos para darse cuenta de esta interacción ambiente-cerebro (Maguire et al. 2000)

¿Cuáles son las diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres más notables?

Basándonos en la idea de exigencias del entorno como moldeadoras de los cambios observados entre géneros a nivel cerebral, paso a describir algunas diferencias encontradas tanto a nivel estructural como funcional.

Se observan diferencias en el cuerpo calloso. Es decir, en el haz de fibras que une ambos hemisferios. Concretamente en la zona posterior (llamada esplenio) se ha encontrado un mayor volumen en mujeres. El tamaño de esta región ha mostrado correlacionar positivamente con la capacidad de fluencia verbal. Un resultado consistente con el hecho de que las mujeres suelen puntuar mejor en pruebas de este tipo que los hombres.

Diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres
Así se ven las conexiones cerebrales de hombres (izquierda) y mujeres (derecha), según un estudio de la Universidad de Pensilvania.

En cuanto a asimetría/lateralización cerebral, los hombres muestran un mayor grado de asimetría en la mayoría de zonas del cerebro. Se hipotetiza que el mayor volumen de conexiones interhemisféricas en mujeres está implicado en que sus cerebros sean más simétricos.

También se han encontrado diferencias de volumen en la zona ventral del córtex frontal. Asociada a habilidades sociales y cognición social. En concreto, parece que un mayor volumen del giro estriado correlaciona positivamente con una mayor puntuación en pruebas de cognición social.

Las diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres y su influencia social

Respecto a la respuesta ante estímulos emocionales; se ha encontrado que las mujeres muestran una mayor activación en la parte izquierda de la amígdala y otras regiones cerebrales ante estímulos emocionales negativos en relación a los hombres, mientras que en hombres la activación sería mayor ante estímulos positivos.

La capacidad empática es otra característica tradicionalmente diferenciada entre hombres y mujeres. Un tipo de neuronas que parecen jugar un papel importante en esta capacidad son las neuronas espejo. Dos zonas donde estas se localizan son el pars opercularis (situado en el lóbulo frontal) y el lóbulo parietal inferior. Curiosamente, estas dos zonas muestran un mayor volumen en mujeres. Otro hecho importante es que estas neuronas muestran activación tanto en hombres como mujeres cuando observan a alguien recibir daño. La diferencia a nivel funcional está en que en hombres la activación se reduce drásticamente si la persona que recibe el daño es alguien que en el pasado se comportó de forma injusta, es más, en este caso se activan áreas de recompensa como el núcleo accumbens. Mientras tanto, en mujeres se encuentra la misma activación tanto si la persona que recibe daño se comportó de forma injusta como si no.

Conclusiones sobre las diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres

En base a las preguntas planteadas al principio; se puede concluir que hay diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres. Además, las diferencias son a nivel estructural y funcional  del cerebro, como hemos visto arriba. Estas diferencias tendrían relación con las distintas formas de comportamiento de hombres y mujeres en distintos aspectos. Es importante tener en cuenta que esta relación sería de correlación entre activación o distintos tamaños a nivel cerebral y el comportamiento, lo que no tiene porque implicar causalidad. Es decir, no podemos decir que esa diferencia estructural y funcional sea la “causa” de las diferencias observadas en el comportamiento. Esto es aplicable tanto en diferencias entre géneros como en diferencias entre individuos del mismo género. Entonces, y para finalizar, la pregunta en mi opinión más importante es, ¿de dónde surgen las diferencias a nivel tanto cerebral como comportamental?

Como expuse arriba, los roles, las costumbres y, en definitiva, el ambiente juegan su papel. Sin quitarle peso y valor a las pautas biológicas que marcan el ser hembra o varón. El cerebro es plástico. Lo que va a permitir que las distintas formas que van a tener hombres y mujeres de adaptarse a su sociedad y su cultura influya tanto en la estructura como en la forma de funcionar de sus cerebros.

Referencias

Grabowska. A, 2016. Sex on the Brain: Are Gender-Dependent Structural and Functional Differences Associated with Behavior?

Maguire et al. 2000. Navigation-related structural change in the hippocampi of taxi drivers