El Error Fundamental de Atribución (EFA) es una fenómeno que se produce cuando tratamos de explicar nuestra propia conducta con respecto a la de los demás. Muchas veces nos cuesta entender por qué una persona actúa como actúa. Y es que no nos paramos a buscar los motivos que son la base de su comportamiento.

Un ejemplo muy claro es el de suspender un examen. Si tienes que explicarle a alguien por qué has suspendido el examen es probable que te refieras a que era muy difícil, que no habías descansado, no tuviste tiempo para estudiar o incluso que el profesor te suspendió.

Ahora imagínate que es otra persona la que suspende y tu has aprobado. Seguramente si tienes que explicar el por qué ha suspendido explicarás que es un poco vago, que no ha estudiado lo suficiente e incluso que no le interesaba aprobar.

el error fundamental de atribución
Atribuimos características internas y estables a la conducta de los demás

En estas dos situaciones se está produciendo el error fundamental de atribución. Es decir:

  1. Al explicar la conducta de los demás tendemos a describir rasgos de personalidad. Características internas y estables que no dependen de la situación.
  2. Sin embargo, a la hora de explicar nuestra propia conducta solemos responsabilizar a las circunstancias.

Otro ejemplo del Error Fundamental de Atribución: Si es otro el que se salta el semáforo es porque no sabe conducir o porque es un loco al volante. Sacamos características de su personalidad. Si nos lo saltamos nosotros es porque no nos daba tiempo a frenar y nunca hacemos referencia a características propias.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

El problema del Error Fundamental de Atribución 

El problema de este sesgo es que nos lleva a cometer prejuicios sobre los demás sin pararnos a reflexionar sobre las verdaderas razones de su conducta. Es decir, no tratamos de conocer a la persona que hay detrás de un comportamiento.

¿Por qué cometemos el error fundamental de atribución?

  • Sesgos en la percepción: Al explicar conductas atendemos a estímulos que nos llaman la atención , los cuales nos sirven para sobrevivir. En un contexto nos llama más la atención las personas ( estamos preparados genética y biológicamente) que el propio contexto.
  •  Sesgos en el lenguaje: Ayuda a unir personas y conductas. No se asocia al ambiente. Sino que atribuimos los adjetivos a las personas y no al ambiente.

Una persona es agresiva, el ambiente no es agresivo.

  • Funcionalidad: Nos vamos moviendo en un mundo sistemático, en el que se da por sentado muchas cosas. Es posible mantener conductas equivocadas que puedan ser adaptativas.

  •  Cultural: Se ha comprobado que el EFA se produce menos en la cultura oriental porque se centran más en el ambiente que en lo físico y social.