Procesamiento automático de la información

esquemas-y-heurísticos
esquemas-y-heurísticos

Procesamiento automático de la información: esquemas y heurísticos

Tradicionalmente, en Occidente, se ha considerado al ser humano como un ser racional y lógico. A lo largo del siglo XX esta concepción fue decayendo ante las evidencias aportadas por, entre otras disciplinas, la psicología.

Daniel Kahneman (2014) dice que podemos asumir que en la mente humana existen principalmente dos sistemas de procesamiento de la información: el lento y el rápido. El primero es el pensamiento consciente, en el que se realizan las actividades mentales complejas (lectura, cálculo…). El sistema rápido es automático e inconsciente.

Nuestra capacidad cognitiva es limitada. Por ello, la mente tiene mecanismos para procesar la información de forma «automática». Es decir, que procesamos la información de forma aparentemente involuntaria y sin esfuerzo. Esto nos permite poder invertir los recursos cognitivos y la atención en otras tareas más complejas que los requieran.  Aunque el procesamiento por este sistema puede conllevar a cometer en ocasiones errores, sorprende lo acertado que suele ser.

A continuación, veremos dos de los “atajos” que emplea el sistema rápido para procesar la información.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Esquemas

Los esquemas son como “mapas mentales” o “guiones” que nos ayudan a organizar  y procesar la información recibida. Normalmente, cada esquema se centra sólo en un tema concreto (p.e. la situación de comer en un restaurante). No obstante, los esquemas no son iguales para todos porque se encuentran tremendamente influidos por la cultura y las experiencias de cada individuo.

esquemas
Gracias al esquema «cena en restaurante» tenemos una idea de cómo comportarnos en uno y de lo que pasará aunque sea la primera vez que vayamos.

Las investigaciones sobre los esquemas parecen indicar que una vez que se han formado y consolidado, ejercen una poderosa influencia sobre la cognición, y por ende, sobre nuestro propio comportamiento. De hecho, cuanto más consolidados estén y mayor accesibilidad cognitiva tengan, mayor será el efecto que provoquen sobre comportamiento. Además, pueden tener efectos sobre procesos cognitivos básicos como la atención, la codificación y la recuperación.

Los esquemas suelen actuar a modo de filtro de la atención con bastante frecuencia. Por ello, la información que encaja con nuestros esquemas tiene una alta probabilidad de ser percibida y por tanto, hacernos conscientes de ella. Por el contrario, la información que no es consistente con los esquemas es a menudo ignorada, incluso hasta el punto de no llegar a ser conscientes de ella.

Respecto a la codificación, está claro que aquella información a la que hemos atendido se almacenará con mayor probabilidad en la memoria a largo plazo. Así que, como consecuencia de ello, se codificará la información que mejor se ajuste a nuestros esquemas. A pesar de ello, se da el caso de que la información que es muy inconsistente con nuestros esquemas sea también codificada debido a lo llamativo que nos resulta.

En el tercer proceso, la recuperación, las investigaciones sugieren que la gente manifiesta con mayor frecuencia los recuerdos consistente con sus esquemas, aunque ésto puede deberse a dos motivos: a que realmente la información inconsistente se halla con menor frecuencia en la memoria a largo plazo o a que la gente tiende a describir la información consistente con sus esquemas aunque la información inconsistente también esté presente.

Los esquemas suelen ser muy resistentes al cambio, especialmente aquellos que están muy consolidados. De hecho, para no modificarlos al encontrar información contradictoria, lo normal es que se cree como una subcategoría con las excepciones de los esquemas. A esta tendencia a mantener los esquemas y creencias incluso cuando se observa información contradictoria se le denomina efecto de perseverancia.

Heurísticos

Los heurísticos son reglas simples que sirven para tomar decisiones complejas o sacar conclusiones rápidas y sin esfuerzo aparente sobre el mundo. Se han categorizado varios tipos de heurísticos diferentes. Aunque hay dos tipos que son especialmente paradigmáticos sobre la definición misma de heurístico:

Heurístico de representatividad

Es una estrategia usada para hacer juicios de personas (estereotipos) o eventos. Está basada en el parecido de las personas o eventos a ciertos grupos, categorías, etc. De tal forma que cuanto más se parezcan a esos grupos o categorías, mayor será la probabilidad de que pertenezcan a dicho grupo o categoría. Este heurístico se aplica tras una evaluación rápida en la que se compara la similitud del objeto y la categoría.

La explicación de este heurístico puede encontrarse en que sea una facultad adaptativa que nos proporcione respuestas rápidas a la realidad. Sin embargo, también puede ocurrir que este heurístico nos induzca al error. Podemos llegar a conclusiones erróneas y precipitadas debido a una tendencia en las personas de que cuando concluimos que un elemento es representativo de un grupo, dejamos de tener en cuenta otros factores, como pueden ser las leyes probabilísticas.

esquemas
Debido al heurístico de representatividad, es más probable que al ver esta imagen pensemos que el hombre es abogado en lugar de granjero. A pesar de que no tenemos más información que la foto.

Heurístico de disponibilidad

Es una estrategia con la que se hacen juicios a personas o eventos. Está basada en la facilidad con la que una determinada información es recuperada desde la memoria. Así que cuanto más fácil sea recordar algo, mayor impacto causará en nuestros juicios.

También hay que tener en cuenta la cantidad de información que podemos recuperar de nuestra memoria. Ésto es un factor importante ya que cuanta más información podamos recordar sobre un determinado evento, mayor será su influencia en nuestros juicios.

Este heurístico se produce en los casos en los que hay que evaluar la probabilidad de que suceda un determinado evento. No obstante, utilizar la disponibilidad como base para hacer juicios puede llevarnos a cometer errores por no tener en cuenta las probabilidades de que suceda un determinado evento.

El heurístico de disponibilidad se encuentra relacionado con el denominado efecto priming. Dicho efecto es el aumento de la disponibilidad de una determinada información como consecuencia de una exposición a unos estímulos o eventos específicos. Ese aumento de disponibilidad puede influir en nuestros juicios.

Referencias

  • Kahneman, D. (2014). Pensar rápido, pensar despacio. Barcelona: Debolsillo.