No solo la situación en sí misma es lo que produce el estrés, ¿qué factores influyen en él?

Numersoas investigaciones han tratado determinar qué factores que producen estrés en una situación. En 1984, Lazarus y Folkman plantean un modelo del estrés en forma de evaluación de la situación. Brevemente se plantea que dicha situación que podría ser estresante para la persona es evaluada por la misma en términos de si es amenazante o no. Esto supone el primer nivel de evaluación, evaluación primaria.

Factores que producen estrés en una situación
Factores que producen estrés en una situación

Si el resultado de esta evaluación es afirmativo, se activa un segundo nivel de evaluación. Se produce, entonces, la evaluación secundaria. En la cual la persona analiza si tiene o no recursos para ello (estrategias de afrontamiento) y cuyo resultado es de lo que depende una respuesta o no de estrés.

En definitiva, la reacción de estrés se produce cuando la persona interpreta la situación como amenazante. Y,  además considera que no tiene los recursos necesarios para hacerle frente. Por lo tanto, no es la situación en si misma lo que produce el estrés, sino los pensamientos que la persona pone en marcha sobre la situación. En definitiva influyen algunos factores que producen estrés en una situación.

 

El post no ha acabado, pero quizás te interese:
¿Qué podemos hacer para controlar los factores que producen estrés en una situación?

Cuando la situación es incontrolable para la persona la solución ha de centrarse en la evaluación secundaria. Es decir, los recursos que tiene para hacerle frente “¿qué puedo hacer yo?. A veces no se trata de recursos como tal sino de ser capaz de obtener algo positivo acerca de esa experiencia negativa. Sin embargo, en numerosas ocasiones las situaciones no son tan amenazantes como creemos. Lo que ocurre es que se no es la situación la que nos parece amenazante sino el pensamiento de que no tenemos los recursos necesarios, aunque no sea cierto, para hacerle frente. Es decir, la evaluación secundaria se produciría, en cierto modo, antes que la primaria.

La solución a este segundo planteamiento se sitúa en un incremento de la perspectiva de autoeficacia de la persona. Bandura (1986) definió la autoeficacia como la creencia que tenemos acerca de si poseemos o no la capacidad necesaria para obtener nuestro objetivo. Por tanto, la autoeficacia es uno de los factores que producen estrés en una situación. Todo esto teniendo en cuenta que los objetivos son realistas, que no se trata de metas inalcanzables. Se trata, por tanto de situaciones más o menos comunes en la vida diaria. Como, por ejemplo, el estrés laboral que ocurre con demasiada frecuencia en nuestros días. No siempre se produce de esta manera, por la creencia de falta de recursos, pero sí en muchas ocasiones. En otras, se puede producir por una mala gestión del tiempo disponible para la consecución de esos objetivos.