La psicooncología es una especialidad joven pero imprescindible. Tanto psicólogos como psiquiatras trabajan para fomentar la prevención, el diagnóstico precoz, la evaluación de las necesidades psicosociales, el tratamiento de psicopatologías asociadas a la enfermedad neoplásica, la rehabilitación psicológica y social de pacientes oncológicos, el apoyo a pacientes y familiares que ingresan a un programa cuidados paliativos. También, se busca la mejora de las competencias comunicativas y de interacción. Todo ello a través de la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno.

intervención psicológica en un cáncer de mama o seno
La prevención usando la autoexploración sirve para evitar la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno

En otras palabras entiende al enfermo en su totalidad biopsicosocial. Se fomenta tanto el apoyo como el cuidado clínico del paciente y sus familiares directos. Sin dejar de lado el entrenamiento del personal de salud en el manejo de problemas psicológicos. El cáncer es una enfermedad que la sociedad asocia como un pronóstico sombría, duro, condenado a la mutilación, caro, complejo y con una amenaza constante.

La psicooncología busca trabajar en la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno a través de:
  • Psicoeducación: charlas orientativas, folletos informativos, asistencia a grupos de apoyo formados por pacientes y ex – pacientes, cónyuges, parejas o familiares directos.
  • Consejería: reuniones individuales con personal de la salud (médicos, psicólogos, psiquiatras, enfermeras, matronas) entrenado para dar respuestas específicas a las distintas necesidades de la paciente y su familia directa (i.e. consejería gené- tica; secuelas físicas, cosméticas, funcionales, psicológicas, cognitivas y sociales del cáncer de mama y sus tratamientos; etc.).
  • Terapia Grupal: Indicada para pacientes y/o sus cónyuges o parejas. Está dirigida a tratar distintos tipos de problemáticas individuales y/o de pareja que se potenciaron o aparecieron a raíz del diagnóstico y tratamiento de la paciente.
  • Terapia Individual: Indicada para pacientes que presentan problemas psicopatológicos que se potenciaron o aparecieron a raíz del diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Aunque el cáncer de mama o de seno puede darse en hombres no referiremos en femenino por ser las mujeres las gran perjudicadas de este trastorno. Madres, hermanas, hijas y nietas de éstas sienten además culpa. La culpa es imprescindible en la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno. Esta culpa viene de la supuesta psicogénesis directa del cáncer (lo cual nunca ha sido demostrado por ningún estudio científico). Por tanto en la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno se trabajará el afrontamiento de los tratamientos médicos, las secuelas orgánicas, estéticas, funcionales y cognitivas. También, se manejarán los efectos psicosociales y familiares.

Trabajar el duelo oncológico con una intervención psicológica en un cáncer de mama o seno

La respuesta emocional tras el conocimiento diagnóstico se conoce como duelo oncológico. El duelo oncológico está compuesto etapas, no necesariamente secuenciales. A través de estas fases se producirán diferentes elementos de la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno. El duelo oncológio es muy frecuente, es un mecanismo de reconstitución psíquico fundamental. A través de este mecanismo la paciente estructurará una respuesta a los desafíos orgánicos, cognitivos, sociales y emocionales.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

No están claras aún cuántas ni cuales son las fases del duelo oncológico. Se pueden dividir en cinco:  negación, rabia, pena, negociación y aceptación. O, como otros argumentan en siete y nueve de ellas. Pese a estas diferencias conceptuales existe un amplio consenso con respecto a las cinco ya mencionadas para la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno. Es un proceso que dura unos seis meses que comienza al final de las intervenciones médicas.

Durante la primera etapa de diagnóstico y tratamiento, los aspectos médicos pesan más que variables emocionales tanto nivel individual como familiar.

¿Qué problemas psicológicos deben considerarse en la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno?

Los principales problemas psicológicos a los que se ven enfrentada las mujeres con un cáncer de mama son:

  • Sensación de pérdida real o potencial que experimentan.
  • Autocuestionamiento con preguntas del tipo:

¿voy a morir?, ¿voy a perder o voy a conservar mi mama?, ¿voy a seguir siendo sexualmente atractiva?, ¿va ser mi familia capaz de soportar esta situación?, ¿me va apoyar mi pareja durante este proceso de enfermedad?, ¿cuáles van a ser las secuelas que los tratamientos médicos van a producir en mi cuerpo y en mi estado de ánimo?, ¿qué implicaciones económicas va tener para mi familia mi enfermedad?, ¿cómo le explico a mis seres queridos lo que me ocurre?, ¿me están diciendo la verdad o me están ocultando algo?, ¿estoy en manos de un equipo médico competente?, ¿por qué enfermé?

Además en este tipo de enfermedades se dan circunstancias especiales por el órgano sobre el que recae la enfermedad. La mama o seno es un órgano con una representación cultural, psicológica, sexual y afectiva muy compleja. Por este motivo, el diagnóstico, tratamiento y secuelas del cáncer de mama van a ser percibidos y “vividos” por la paciente de una manera singularmente delicada. Además, en algunas ocasiones se produce la alteración de la simetría corporal. Este hecho es entendido por la mayoría de las pacientes como una deformidad. Una cicatriz que puede ocasionar una interpretación psicológica de magnitud muchas veces incomprendida por el entorno social y afectivo de la paciente. También se puede producir falta de entendimiento por los profesionales.

La extirpación del pecho, seno o mama puede interferir frecuentemente con la continuidad o establecimiento de relaciones íntimas. Este hecho se produce habitualmente en mujeres jóvenes sin parejas estables. Pero también en pacientes con relaciones conflictivas premórbidamente.

Efectos directos sobre la autoestima del cáncer de mama o seno

Los efectos del cáncer de mama sobre la autoestima son especialmente delicados. Las pacientes tenderán a pensar que después del diagnóstico perdieron su atractivo.  También tendrán pensamientos de que no recibirán ni darán placer.

La intervención psicológica en un cáncer de mama o seno

Una vez explicados los mayores problemas a los que se enfrentan las pacientes a nivel psicológico explicaremos en qué consiste la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno. Es muy importante considerar  con un protocolo de intervención psicológica en un cáncer de mama o seno. Este protocolo permita predecir, intervenir, manejar y resolver los distintos problemas psicosociales a los que puedan enfrentarse las pacientes. El esquema de intervención psicooncológica cubre cada una de las etapas de las enfermedades que cursa la paciente y su familia. Este esquema de intervención lleva a un protocolo de intervención psicológica en un cáncer de mama o seno para cada una de las etapas o fases de enfermedad nombradas:

intervención psicológica en un cáncer de mama o seno
Protocolo de la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno

Fases de la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno

I. Fase de Diagnóstico

El objetivo de esta fase es la adherencia de la paciente y su familia al tratamiento médico. También proporcionar la información adecuada y un diagnóstico precoz de eventuales problemas psicológicos-psiquiátricos. Por eso se contemplan los siguientes objetivos en la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno: 

  • Facilitar la percepción de control sobre la enfermedad.
  • Ayuda a nivel emocional a la enferma y a su familia a través de material educativo y presentación de grupos de apoyo.
  • Derivación, si fuera necesario, a un especialista en salud mental.
  • Detección de las necesidades emocionales, psicológicas y sociales de la paciente y de su familia, para orientarles.
II. Fase de Tratamiento

En esta fase de la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno se busca controlar y manejar los efectos secundarios psicológicos. Por ejemplo, manejar la angustia, fobia, ansiedad, náuseas y vómitos anticipatorios, etc.) Concretamente se busca:

  • Adaptación de la paciente al tratamiento (incidiendo en la ansiedad, angustia, efectos secundarios de la QT, fobias a los aparatos RT, disfunciones sexuales y también en los ingresos hospitalarios).
  • Fomentar el afrontamiento activo de la enfermedad.
III. Fase Libre de Enfermedad

Una vez el cáncer ha desaparecido las visitas médicas y revisiones generan grandes niveles de estrés. Se vive como una gran posibilidad de recaída y se revive el miedo asociado. Por tanto en la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno debemos trabajar en esta fase:

  • Trabajar las preocupaciones de las pacientes a través de sus preguntas y dudas.
  • Proporcionar estrategias para facilitar su reincorporación a la vida cotidiana
  • Manejar de manera adecuada la información, ayudar a distinguir entre cancerofobia y sintomatología sospechosa.
  • Escuchar los miedos y preocupaciones de la paciente y su familia.
  • Fomentar la buena comunicación médico-paciente.
  • Estrategias para controlar cualquier alteración emocional (angustia y/o depresión)
IV. Fase de Supervivencia

Esta fase es muy relevante en la intervención psicológica en un cáncer de mama o senos. Una ves la paciente supera la enfermedad se trata de luchar por retomar su vida. Para ello se busca:

  • Facilitar la adaptación a las secuelas físicas, psicológicas y sociales que haya podido provocar la enfermedad.
  • Facilitar la reincorporación a las actividades e intereses significativas para la paciente.
V. Fase de Recidiva

Si reaparece la enfermedad el impacto suele ser superior al del diagnóstico inicial. Por tanto se suelen trabajar los siguientes elementos en la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno:

  •  Prevenir e intervenir sobre posibles psicopatologías.
  • Adaptar al nuevo estado de la enfermedad.
  • Trabajar por la mejora de la relación médico-paciente (pueden aparecer recriminaciones y cuestionamientos profesionales).
  • Establecer las necesidades emocionales de la familia frente a la recaída.
VI. Fase final de la vida

Quizás sea la fase más dura. Los sentimientos son más intensos a nivel de la paciente y de su familia. En esta etapa de la intervención psicológica en un cáncer de mama o seno se trabaja en:

  • Controlar síntomas físicos como el dolor, náuseas, etc.
  • Detectar y atender dificultades psicológicas y sociales que el paciente y su familia puedan presentar.
  • Diagnosticar y tratar psicopatologías propias de esta etapa, delirios, alucinaciones, depresión, somatizaciones, etc.
  • Ayudar a la paciente en el proceso de morir y a su familia en la elaboración del duelo.