Piaget es famoso por basar su teoría en observaciones a sus propios hijos. El legado de Piaget se podría resumir en la noción de que el recién nacido no tiene ninguna actividad conceptual en el sentido de pensamiento. Tampoco nace con conocimientos a priori del mundo circundante. Sólo dispone de unos recursos limitados, sus sistemas sensoriales, sus reflejos y una inclinación o  impulso a actuar. ¿Cómo supera su estado inicial de desamparo cognitivo?

La respuesta que da Piaget es el constructivismo, la acción como motor del progreso es crucialPara conocer más sobre la teoría del desarrollo de Piaget pulsa aquí. 

Piaget dividió este periodo (el de la infancia) en seis estadios que se suceden en un orden invariante. Cada estadio representa una forma de relación del individuo con el mundo y se define por sus propios logros y limitaciones.

Además de sus ya famosos estadios (pulsa aquí para conocer todo sobre ellos), el legado de Piaget va más allá. En este artículo vamos a hablar del legado de Piaget divido en:

  • La acción
  • Los esquemas
  • Asimilación y acomodación
  • La noción del objeto permanente

La acción: motor del desarrollo

el legado de Piaget

Según Piaget, aunque el bebé no pueda pensar ni representarse el mundo dispone de una forma de organizarlo y darle sentido: su acción. No toda reacción o respuesta debe considerarse acción en el sentido piagetiano. Por ejemplo los reflejos, procesos fisiológicos, no son acciones ya que carecen de:

  • Una orientación hacia objetos específicos del entorno
  • La posibilidad de modificarse según sus objetivos

Las acciones no se mantienen aisladas, sino que llegan a coordinarse entre sí.

Los esquemas: ladrillos del conocimiento

El esquema es una sucesión organizada de acciones que se aplica regularmente a situaciones semejantes. También son dinámicos y flexibles. Piaget describe dos tipos de esquemas:

  • Primarios: surgen de la puesta en funcionamiento de los reflejos y las actividades sensoriales
  • Secundarios: coordinación de dos o más esquemas primarios.

Asimilación y acomodación: dos caras de la misma moneda

  • Asimilación es el mecanismo por el que se incorporan las nuevas experiencias a estructuras o esquemas previos del individuo “lo nuevo a lo viejo”
  • Acomodación es el proceso complementario de modificar los esquemas previos para ajustarlos a las demandas que plantea una situación u objetos nuevos.

Según Piaget, la asimilación se expresa siempre en fases crecientemente complejas. La más simple es asimilación funcional o repetitiva (práctica repetida de una conducta como resultado de la cual termina por consolidarse). El dominio progresivo de la acción permite la asimilación generalizadora. Afinar el reconocimiento y la discriminación entre unos objetos y otros es asimilación recognoscitiva. Por último, poner en relación distintas acciones es la asimilación recíproca.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Para Piaget, asimilación y acomodación son funciones constantes de la actividad psicológicas (se mantienen a lo largo de la vida). Según Piaget, su origen es biológico y remoto, pues forman parte del proceso de adaptación de los organismos a su entorno. La inteligencia es considerada por Piaget como un producto de la adaptación biológica.

El bebé, según Piaget, no nace inteligente pero sí con la potencialidad de desarrollar capacidades cognitivas que serán inteligencia. Este concepto es de vital importancia en el legado de Piaget.

La definición de inteligencia debe hacerse necesariamente teniendo en cuenta las características del individuo y de su conducta. Será inteligente una conducta que suponga resolver un problema nuevo, siempre  que esa conducta no esté especificada o pre-programada para el individuo.

Hay distintos tipos de inteligencia, la que nos interesa es la práctica: capacidad de enfrentarse a un problema práctico. Para Piaget un problema es una situación que el individuo quiere abordar pero que carece de una respuesta disponible, preparada de antemano.

La noción del objeto permanente: el último gran legado de Piaget

el legado de Piaget
La permanencia del objeto es una de las nociones más famosas del legado de Piaget

Objeto: conjunto de conceptos relacionados que se desarrollan solidariamente: espacio, tiempo, causalidad y objeto. Para Piaget, no existen nociones innatas, por tanto, en lo que se refiere al objeto, un conjunto de características definen lo que sería una noción madura de objeto:

  • Los objetos -incluidos las personas- se sitúan en un espacio que es común a todos. Tienen un volumen y ocupan lugar en el espacio.
  • Los objetos permanecen en el espacio y en el tiempo aunque dejemos de percibirlos.
  • Pueden permanecer en el mismo lugar o desplazarse.
  • El “yo” es un objeto más, agente o receptor
  • Los objetos mantienen su identidad y conservan sus propiedades.
  • Los acontecimientos se ordenan en una sucesión temporal.