¿Qué es la Ley de Ribot?

Ribot describió muy bien el fenómeno de los gradientes temporales en los pacientes con amnesia retrógrada. La ley de Ribot es similar al gradiente temporal. El gradiente temporal explica significa que los pacientes tiene pérdida de memoria de lo aprendido. Lo que comprueba ya Ribot es que la pérdida de esa información que estaba adquirida antes, no es algo que se produzca al azar, sino que sigue una ley.

Las personas con este tipo de lesión no se acuerdan de cosas que han pasado hace unos momentos, hace unas horas o unos meses, pero sí que se acuerda de cosas de cuando era pequeño. Se pierde lo más nuevo, sin embargo, se conserva lo más antiguo y esto se llama Ley de Ribot. La ley de Ribot se cumple tanto para el envejecimiento normal como a las amnesias orgánicas retrógradas. Se le llama gradiente temporal porque funciona como una grada y se llama temporal porque sucede en el tiempo. Es decir, cuanto más cercano a la lesión más posibilidades de que se haya perdido. Sin embargo, cuanto más lejos de la lesión más posibilidades de que permanezca.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Estudios sobre la Ley de Ribot

Un gran cuerpo de investigación apoya las predicciones de la Ley de Ribot. La teoría se refiere a la fuerza relativa de los recuerdos a través del tiempo, que no es directamente comprobable. En su lugar, los científicos investigan los procesos de olvido (amnesia), y el recuerdo. La Ley de Ribot establece que después de un evento disruptivo, los pacientes mostrarán una amnesia retrógrada clasificada temporalmente que preferentemente evita recuerdos más distantes.

Ley de Ribot
La Ley de Ribot afirma que se olvida primero lo que hemos aprendido más recientemente

La evidencia experimental confirma en gran medida estas predicciones. En un estudio de pacientes con electrochoque , los recuerdos formados al menos cuatro años antes del tratamiento no se vieron afectados, mientras que los más recientes fueron alterados. Un experimento con ratas mostró resultados similares. Las ratas fueron acondicionadas para temer estímulos en dos contextos diferentes. Uno 50 días antes de recibir lesiones cerebrales del hipocampo y el otro 1 día antes de la lesión. Posteriormente, sólo mostraron memoria de miedo en el contexto de 50 días de edad.