Los diferentes sistemas de aprendizaje

Dejamos una pequeña tabla resumen con los sistemas de aprendizaje:

 

 

Tipo de sistemas de aprendizaje Disciplina o enfoque desde el que se estudia Unidad de análisis Ejemplos en una playa
Físico
Informativo
Representacional Psicología animal y humana Representación Gaviotas, perro, madre
De conocimiento Psicología cognitiva humana Conocimiento Niña, madre, submarinistas

 

 Tipos de sistemas de aprendizaje

Los sistemas de aprendizaje a nivel físico

Todas las interacciones entre objetos, todos los cambios en la materia, pueden comprenderse en términos de intercambios de energía. Es decir, de cambios en la posición, velocidad, masa y fuerza de las partículas que constituyen esa materia. Esos intercambios energéticos, desde el punto de vista físico, se rigen por dos principios que constituyen las dos Leyes de la Termodinámica.

  • El primer principio: conservación de la energía.
  • El segundo: de entropía (la materia tiende al desorden, de forma que cada intercambio energético producirá una disipación o degradación de la energía en forma de calor).

Durante bastante tiempo, casi medio siglo, la psicología científica pretendió explicar la conducta humana a partir de esos intercambios energéticos. El fiscalismo conductista aboga por porque la conducta es movimiento (externo o interno) en respuesta a fuerzas (externas o internas). El conductismo asumía dos principios esenciales: de correspondencia (como el principio de conservación de la energía: la conducta era un reflejo preciso de los cambios estimulares; y de equipotencialidad: las leyes psicológicas del aprendizaje se aplican por igual a todos los sujetos psicológicos y en todas las situaciones.

Los sistemas de aprendizaje a nivel biológico

Schördinger, Premio Nobel de Física en 1933: los sistemas vivos deben disponer de dos mecanismos. Uno para extraer orden del desorden (metabolismo) y otro para extraer orden del orden. Esta última idea anticiparía la concepción del código genético como un sistema informativo entropía e información son términos opuestos, la información mide orden y la entropía desorden. La información tiene una naturaleza puramente estadística, formal, carente de contenido y de significado. Los sistemas informativos tienen propiedades opuestas a esos sistemas físicos. En lugar de tender a la entropía, tienen al orden, a la información, a alejarse de la entropía o la aleatoriedad de sus estados sucesivos. En los seres vivos, los mensajes que codifican esa información genética vienen escritos en un código binario simple.

El aprendizaje permite reducir la incertidumbre. Con una función de hacer el mundo más predecible y controlable. Requiere algún sistema de memoria, ya que un sistema cognitivo es. Antes que nada, un sistema de memoria en el que cualquier estado presente es una huella de lo aprendido en el pasado. Podemos hablar de memoria genética. Todos los sistemas de información difieren de los sistemas de energía en que requieren dispositivos de memoria. El genoma es así una base de datos que registra los “éxitos autoorganizativos” de la materia orgánica. Esa evolución va a ser muy lenta y estará regida por los principios de organización del mundo físico. Los sistemas que aprenden no pueden reducirse a energía, pero tampoco a información.  Por el principio de restricción, todos los seres vivos son, además de sistemas físicos, sistemas biológicos.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Los sistemas de aprendizaje cognitivos, nivel de las representaciones

Hay varias diferencias fundamentales entre la memoria genética y las memorias cognitivas. Usan esa información para representar partes o componentes del mundo en el que viven. Es lo que caracteriza a un sistema cognitivo, requieren de mecanismos de aprendizaje. Para ejemplificar esto tenemos la parábola de Searle, de la habitación china. Dirigida originalmente a mostrar la importancia de que los sistemas artificiales de cómputo. Carecen de estados mentales y conciencia, pero también muestra las limitaciones de un sistema de información.

Una representación implica el uso funcional de esa información codificada como sustituto de otro suceso. Si los organismos se complican, si se alejan de la entropía, no es por el código genético en que vienen cifrados, sino porque hay un mundo ahí fuera que ejerce una presión selectiva sobre los “libros” o las “secuencias” que escriben ese código.

Un sistema exclusivamente informativo estaría sometido paradójicamente a la entropía si no dispusiera de un mundo que restringiera sus posibles combinaciones o producciones.

Las representaciones encarnadas o incorporadas, están restringidas por la forma en que nuestro cuerpo interactúa con el mundo.

En el caso de los aprendices humanos en contextos de instrucción va a tener importantes consecuencias al restringir los conocimientos que tienden a construir a partir de sus representaciones primarias o intuitivas. Lo que se adquiere de esta forma son representaciones específicas, propias de una especie y de un ambiente concreto.

Las personas no sólo tenemos representaciones implícitas o no conscientes sobre muchos sucesos y entornos. Además sabemos que tenemos representaciones y podemos comunicárselas deliberadamente a otros.

Los sistemas de conocimiento: la mente humana

Los seres humanos no somos la única especie social, es decir, orientada hacia los otros. Imitar o contagiarse de lo que hacen otros parece ser un buen truco evolutivo para lograr representaciones y acciones eficaces.

Todas las culturas humanas contienen esa pedagogía implícita. Es decir, una intencionalidad educativa de transmitir esa memoria cultural a los miembros más jóvenes de la cultura. Esto no sucede en ninguna otra especie ni sistema cognitivo conocido.

No sólo nos autoorganizamos a partir de la información genética, y adquirimos nueva información que usamos para modificar nuestra representación del mundo, sino que además podemos acceder cognitivamente a nuestras propias representaciones, convirtiéndolas en conocimiento.

Hoy tiende a pensarse que es la complejidad de la vida social, que incluye la transmisión y la acumulación de conocimiento, la que hizo posible el desarrollo técnico.

¿Somos diferentes a otras especies en cuanto a nuestros sistemas de aprendizaje?

La adquisición de conocimiento es uno de los rasgos más característicos de nuestro sistema cognitivo. Por una lado hay una actividad cognitiva única (capacidad metarrepresentacional) ligada a los lóbulos frontales. Por otro lado, una actividad cultural igualmente única.

Ser aprendices y maestros es un rasgo inequívocamente humano. La cultura amplifica nuestras formas de conocer, y cambia también nuestras formas de adquirir el conocimiento, de aprender. En este tema hemos visto cómo en los seres vivos la energía se convierte en información. Y, a su vez esa información se construye en representaciones.

Podemos afirmar que sólo los sistemas representaciones aprenden. Aprender es una propiedad que surge, de acuerdo con el principio de reorganización jerárquica. En los sistemas representaciones, aquellos que usan la información para codificar determinados ambientes fuera de la habitación china, con la función de hacerlos más predecibles y controlables, aumentando la probabilidad de conseguir más energía, más información, más representaciones y en el caso de las personas, más conocimiento.