La memoria en la vejez es un tema de gran interés en el mundo de la psicología. Conocer exactamente cómo cambia la memoria con el envejecimiento nos puede ayudar a mejorar la vida de las personas mayores. Para ello también es necesario conocer la importancia de la psicología en la tercera edad. Además, podremos prevenir demencias asociadas a la edad, o trastornos adaptativos en enfermedades crónicas.

Algunas ideas falsas de la memoria en la vejez

De entre las muchas ideas erróneas sobre la memoria en la vejez, estas son unas cuantas:

  • Existen varios mitos sobre la memoria en la vejez
    Existen varios mitos sobre la memoria en la vejez

    La capacidad de la memoria en la vejez va disminuyendo inevitablemente con la edad hasta casi desaparecer.

  • La memoria en la vejez empeora a medida y no se puede hacer nada para evitarlo.
  • Los frecuentes olvidos de las personas mayores se deben a la pérdida constante de células cerebrales (neuronas).
  • Las personas adultas pierden cada día unas 10.000 neuronas.
  • Las personas que piensan que tienen Alzheimer probablemente lo tienen
  • El presente de los ancianos es tan pobre que tienen que refugiarse en los recuerdos de su pasado.

De entre las muchas ideas erróneas sobre la memoria en la vejez, estas son unas cuantas:

Hallazgos recientes de la Neurociencia Cognitiva sobre la memoria en la vejez

  • El envejecimiento no produce un deterioro generalizado de todas las funciones de la memoria.
  • Los sistemas de memoria en la vejez no pierden necesariamente un número significativo de neuronas cuando envejecemos.
  • El hecho de que los ancianos se concentren en su pasado no indica la existencia de ninguna patología.

Todos los investigadores de la memoria en la vejez coinciden en señalar que se caracteriza por presentar una gran variabilidad. El funcionamiento de la memoria de las personas mayores no presenta un patrón de déficit o no déficit sino que es muy variable. No es que hagan mal todas las tareas de memoria, sino que lo que se observa es una gran variabilidad una las hacen muy bien, otras mal, otras bien, otras regular, etc.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Variabilidad en el funcionamiento de la memoria en la vejez

Condiciones en las que la memoria en la vejez es peor que la de los jóvenes.
  1. En tareas o test de “recuerdo libre”. Por ejemplo, cuando se les pide que recuerden las palabras que se les han leído unos minutos antes. La memoria en la vejez es sistemáticamente peor que la de los jóvenes.
  2. Para “recordar el orden temporal” en que sucedieron varias cosas. En la vida cotidiana también se puede observar, por ejemplo, una persona mayor sale con su hijo por la mañana, han ido al banco, después a comprar pan y después van a tomarse un café y vuelven a casa. En algunos momentos, no es extraño que la persona mayor confunda el orden.
  3. Cuando tienen que recordar llevar a cabo una acción concreta en un futuro cercano. Por ejemplo, cuando se les dice “Antes de marcharse…”  Memoria prospectiva con claves autogeneradas. Si estamos en una situación de evaluación y queremos plantear una tarea de memoria prospectiva con claves autogeneradas, le decimos a la persona que estamos evaluando “Antes de marcharse me tiene que decir usted, en qué ha venido hasta aquí”, o “Antes de marcharse tiene que decirme qué río es el que pasa por Madrid”. Si es con claves autogeneradas eres tú mismo el que te lo recuerdas, “esta noche tengo que llamar a Sandra”. En el caso de que te avise el teléfono o te lo apuntes en tu agenda, entonces ya no son claves autogeneradas. Esto le puede ocurrir a todas las personas, pero cuanto más mayores sean las personas más fallará.

Estas son las tres condiciones dentro de las cuales podríamos meter todos los datos de variabilidad de la memoria en la vejez.

 Condiciones en las que la memoria en la vejez es equiparable a la de los jóvenes:
  1. memoria en la vejez
    En algunos casos la memoria en la vejez es equiparable a la de los jóvenes

    Tareas o test de “reconocimiento”. Las personas mayores tienen un funcionamiento equiparable o comparable al de los jóvenes. En general, todos sabemos, que el reconocimiento es más fácil que el recuerdo. El reconocimiento no es un elemento afecto de la memoria en la vejez. Aunque, en los últimos años cuando se ha utilizado el paradigma “Recordar, Saber”. Lo que se observa es que el patrón está completamente invertido en los ancianos y los jóvenes.

  2. Cuanto tienen que “recordar el lugar o el espacio” en el que se les presentaron unos dibujos (Memoria espacial).
  3. Cuando tienen que recordar llevar a cabo una acción concreta en un futuro pero que depende de claves externas. Por ejemplo, cuando se les dice “cuando entre la enfermera…”. Es decir, memoria prospectiva con claves externas. Cuando entre la enfermera le va a decir que le dé hora para la próxima visita, en esas situaciones, también le estamos haciendo una petición de futuro. Es decir, que implica que su memoria de futuro se vaya a poner en acción. Pero, no depende de que él genere claves, sino que las claves están fuera. Cuando entre la enfermera le dice que le dé hora.

1 Comentario

Deja un comentario