¿Existe la Prevención del suicidio en los medios?

La semana pasada una joven informaba en Facebook del suicidio de una chica en las vías de Metro de Madrid. Por lo general, este tipo de noticias no suele salir en los medios de comunicación, principalmente, por miedo a que el número de suicidios aumente. De hecho, algunos estudios confirman que su difusión provoca, efectivamente, ese efecto. Un peligroso efecto de imitación. Pero, ¿qué podemos hacer para lograr una prevención del suicidio?

Mi intención no es generar un debate sobre si el problema es dar la noticia o el modo de dar la noticia. Tampoco de si hay que informar de todos los suicidios, de unos pocos, o de ninguno. No, mi intención es centrarme en un aspecto de esta problemática que parece olvidado por nuestros medios. Es algo que podría salvar vidas; la prevención del suicidio.

¿Qué es la prevención del suicidio?

En términos muy generales, podemos resumir la labor de prevención del suicidio en;

  • Informar sobre qué hacer/a quién acudir cuando un allegado se encuentra en esa tesitura.
  • Qué hacer/a quién acudir si nosotros mismos nos encontramos en esa tesitura.
  • Qué hacer/a quién acudir si nuestro allegado ha fallecido.
  • Qué hacer/a quién acudir si nuestro allegado ha sobrevivido al intento de suicidio, etc.

Con esto, obviamente, no me refiero a los casos de crisis en los que la persona. Por ejemplo, ha ingerido ya un bote de pastillas o está al borde de la azotea, o a salir con la opción fácil de “que vayan al psicólogo”.  Me refiero a informar sobre asociaciones especializadas. El proceso para acudir al psiquiatra-psicólogo en la Seguridad Social. O incluso qué podemos hacer nosotros como allegados sin tener formación especializada…

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

¿Existe una buena prevención del suicidio?

Como ejemplo de buena información y ausencia de prevención me gustaría destacar esta noticia del diario El Mundo. Nos muestra una realidad aplastante; el número de suicidios no cesa de aumentar. Y, en 2014, se registraron hasta 3910 casos. Además brinda algunas explicaciones por parte de demógrafos, sociólogos y psiquiatras. Pero en ninguna parte aparece la respuesta a la eterna y crucial pregunta; “¿qué puedo hacer para evitarlo (en la medida de lo posible)?

Si buscamos “cómo actuar ante un suicidio”, aparecen 759.000 resultados en Google. El primero parece interesante. De nuevo, una noticia de El Mundo del año 2014 en la que figura un buen intento que, de nuevo, queda un poco en agua de borrajas cuando descubrimos que se trata de la noticia sobre la presentación de una Guía de Prevención del suicidio de la Comunidad de Madrid. Esta guía aparece como eliminada cuando hacemos click en su enlace. Por suerte, buscándola en Google aparece en otra dirección.

El resto de resultados (normalmente artículos en blogs personales como el de Psicología y Conducta) enumera posibles actuaciones. Algunas de estas webs son de muy recomendable lectura). Pero, de nuevo, los grandes medios no se hacen cargo de la difusión de la prevención del suicido.

En vistas de lo sucedido, hago una búsqueda mucho más común: “mitos sobre el suicidio”. Aparecen, aproximadamente, 622.000 resultados. Me sorprende gratamente que el primero de todos sea un plan de prevención muy recomendable y completo de la Asociación de Supervivientes de una muerte por suicidio, afincada en Cataluña. En unos pocos clicks y un concentrado vistazo podemos aprender la mayoría de las claves para saber cómo actuar ante la tentativa de allegados, nuestras propias ideas suicidas e, incluso, ante el suicidio consumado de un ser querido.

Cierto, si se busca intencionadamente la información está al alcance de casi todos. Sin embargo, hay, como mínimo, tres problemas:
  1. Casi todos no somos todos. Por ejemplo, los ancianos son población de riesgo en materia de suicidio y pocos de ellos tienen acceso a Internet o conocen su manejo. Así como la gente de pocos recursos que no puedan tener acceso inmediato a internet cómo, dónde y cuándo quieran.
  2. Buscar información sobre el suicidio intencionadamente no es algo que hagamos todos los días. Por lo que puede que, si no nos enfrentan con esa información, por ejemplo, desde los poderosos medios de comunicación. Puede que, cuando queramos tener conocimiento al respecto sea un poco tarde. Yo sigo varios medios por las redes sociales y a veces acabo mareada de la cantidad de noticias de política, de la vida personal de famosos que ni siquiera conozco o de las nuevas dietas del momento. No dudo que sean datos interesantes, pero ¿qué tal intercalarlo con prevenciones de calado? Al igual que nos bombardean con noticias para mantener nuestro cuerpo esbelto ¿por qué no hacerlo también con la mente?
  3. Ante la ideación suicida de nuestros allegados la mayoría preferimos utilizar la psicología de la calle. Cargados de buenas intenciones, antes que buscar información brindada por profesionales. Entre otros motivos porque la negación de la realidad es inherente al modo de afrontar la vida de muchos de nosotros y preferimos pensar que es una “idea pasajera” antes que enfrentarnos a lo real: que la persona a la que queremos se puede quitar la vida. Por supuesto, esto no significa que la persona a la que queremos acabe suicidándose por nuestra culpa. Tampoco por intentar arreglarlo lo mejor posible dentro de nuestras posibilidades.
En conclusión, ¿Cómo hacemos prevención del suicidio?

En definitiva y viendo la cantidad de desinformación que tenemos al respecto, al igual que hicimos con el maltrato en su momento, creo que es necesario abordar el suicidio desde un punto de vista cercano y sencillo para que todos conozcamos un poco más sobre la materia. Durante el mes de mayo exploraremos tanto los consabidos mitos, como los métodos de prevención, el sentimiento de culpa en los allegados y el futuro tras la muerte de nuestro compañero/a (o tras su supervivencia). Por supuesto, también os brindaremos información sobre asociaciones y profesionales especializados en la materia.

902 50 00 02 es el Teléfono Gratuito de la Esperanza, una asociación de voluntarios distribuida, prácticamente, por toda España. Está operativo 24 horas al día 7 días a la semana.

En su página web http://telefonodelaesperanza.org/prevencion-del-suicidio aparecen guías para la prevención del suicidio y de autoayuda, así como información sobre la propia asociación. Ofrecen, además, atención presencial.

 

Deja un comentario