Planificación estratégica

Es el proceso que determina la dirección. Hacia a donde ir y los requisitos necesarios para poner en práctica el proyecto de intervención psicosocial. Es decir, orientarse hacia la acción. El cambio es lograr lo que se espera que ocurra, ya que toda acción es planificada permite pensar previamente que es lo mejor posible, teniendo como referencias las necesidades existentes y los recursos disponibles. La planificación concreta los beneficios que se espera obtener. También, plantea controles útiles para constatar los resultados y efectos que se logran. Con esto, se puede reordenar el proceso en la forma más conveniente.

Pasos para la planificación:

  • Propuesta
  • Planteamiento del problema y el contexto
  • Lugares y espacios donde se realizarán las actividades
  • Tiempo en el que se realizaran las actividades
  • Cantidad de actividades a realizar
  • Técnicas a usar
  • Instrumentos a usar
  • Evaluación parcial y final
  • Establecimiento de los objetivos específicos y operativos
  • La metodología
  • Los recursos
El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Justificación

Es el análisis por qué se va a realizar la intervención psicosocial. Realizando una descripción detallada de lo que contiene la intervención. Es decir, definiendo y caracterizando el problema. No hay que olvidar tampoco las acciones que se pretenden realizar en el programa. Debe explicar claramente las principales razones de su priorización y su contribución al desarrollo del ámbito donde lo que se pretende es que la persona que desea conocer el programa pueda tener una idea exacta acerca de lo fundamental de la misma especificando los antecedentes que detectó el diagnóstico.

intervención psicosocial
Es necesario conocer la línea base antes de llevar a cabo la intervención psicosocial para conocer el resultado de la misma

Fundamentación

Representa una descripción de los condicionantes que han motivado la propuesta de intervención psicosocial. Describe el contexto de partida como el momento histórico, situación y características detectables de la comunidad, institución, personal, etc. en donde se sitúa el análisis que proveerá la detección de indicadores iniciales y variables que conformarán un diagnóstico de la situación. Incluye el análisis de enfoques realizados desde otros autores por medio de investigaciones relacionadas a la problemática, documentos de elaboración bibliográfica, otros proyectos que abordaron temas similares o vinculados, etc.

Justificado, desde el análisis, el porqué de las intervenciones. Una vez realizada la fundamentación y diagnóstico del proyecto estamos en condiciones de ejecutar la planificación.

Evaluación

Se debe evaluar el proceso y el final de la intervención psicosocial. Permite explicar y valorar los resultados de las acciones realizadas llevando registros periódicos y sistemáticos de todas las actividades que se vayan realizando. Una vez cubiertos los objetivos de la intervención o agotado el curso planificado y presupuestado de los programas previstos, aquella se dará por finalizada, en el sentido de que cesará la actuación externa y formal del personal y la estructura organizativa puesta en marcha para realizarla siendo estrictos. Y con el esfuerzo de la intervención psicosocial, la evaluación final procura determinar de manera sistemática y objetiva, la relevancia, eficacia, eficiencia e impacto del programa sus objetivos.

Así, la evaluación se extiende más allá del monitoreo porque reconoce que el plan de acción. Constituye una hipótesis con respecto al camino que nos puede conducir al logro de los objetivos. De hecho, la evaluación consiste en una prueba de esa hipótesis una verificación de que dicho camino efectivamente esté conduciendo a las mejoras en las condiciones de vida que se buscaban promover. Esta fase nos lleva al resultado del trabajo, para ello aplicamos nuevamente la observación participante. La misma que se empleó en la evaluación inicial, bajo los mismos indicadores. Los resultados de esta observación son comparados con la situación inicial, y para determinar en qué medida fueron dándose los cambios de manera favorable, se triangula con la evaluación de proceso, así se obtiene la   evaluación inicial, la evaluación del proceso y la evaluación final, a ello acompaña el análisis reflexivo de los resultados.

Línea base de un programa de intervención psicosocial

La intervención psicosocial se orienta a obtener la línea de base del programa. Esta resume información con la que el trabajo cuenta al inicio de la intervención. Para ello debe establecerse indicadores en función a los temas que se trabajaran y el problema que se intentará resolver. Así como su distancia con los estándares vigentes respecto a los tópicos que se abordará. Los indicadores son medidas específicas, explícitas y objetivamente verificables a través de las cuales nos permite conocer el estado inicial. Si no se cuenta con una línea de base no se podrá ejecutar adecuadamente el programa. Y, será imposible medir los efectos y su impacto. Para elaborar la línea de base se requiere determinar las técnicas que se emplearán para acceder a la información.

Haciendo uso de la observación participante en ella se debe elaborar registro del comportamiento. Además debemos hacer uso de un registro anecdótico en función a las categorías o ejes temáticos que se desarrollarán a lo largo del programa. Realizando una descripción de la población objetivo, determinando el momento en el que se realizará la evaluación y se debe obtener un informe cualitativo y cuantitativo de los indicadores que determinan el problema central, se realiza para establecer qué y cuántos comportamientos, deben ser trabajados para eliminar total o parcialmente el problema central y alcanzar el objetivo general.

Intervención

El recurso conceptual de la investigación está conformado por significados como; promoción, creatividad social y narrativas como categorías principales y de cultura esta, diversidad cultural, cotidianidad, saber popular, políticas de juventud, interdisciplinariedad, ciclo vital, jóvenes, redes, ciudad, región, procesos formativos, estas son como categorías subsidiarias de la investigación. Las categorías principales direccionan la investigación, mientras que las subsidiarias son el contexto que es preciso reconocer para comprender. Estas categorías a pesar de su sentido deben ser comprendidas desde la intervención psicosocial pues así cobran un significado concreto.

intervención psicosocial
La intervención debe ser el último paso de un programa de intervención psicosocial que debe haber pasado antes por todas las fases previas

La intervención psicosocial como un proceso de encuentro entre recursos y potencialidades. Además, considerar la intervención psicosocial como una acción con el fin de continuar proponiendo programas y proyectos que reivindiquen la presencia de la investigación reportada indica que la conceptualización se aterriza cuando hay dispositivos sistemáticos y rigurosos. Digamos que pensar la intervención psicosocial desde este escrito ha significado relacionar producción teórica, aplicación y práctica de la intervención.