Psicología y cuidados paliativos

En las últimas décadas se ha dado un enorme avance del conocimiento médico. Esto, ha permitido curar enfermedades que antes se creían incurables. También, comprender otras que ni se conocían. Esto ha permitido también incrementar notablemente el índice de supervivencia en enfermedades graves como las cardiopatías o el cáncer. Sin embargo, éstas y otras enfermedades todavía son causa de la muerte de muchas personas. Por esto mismo han aparecido protocolos de cuidados paliativos. 

A esto hay que sumar el aumento de la prevalencia de algunas enfermedades crónicas y el envejecimiento de la población. Los cuales hacen necesario el incremento de los recursos para tratar sus síntomas, mejorar la calidad de vida. Y, en los casos que lo requieran, la calidad de muerte. Dichos cuidados paliativos han de ser integrales y no se pueden limitar únicamente a la administración de fármacos. La psicología tiene mucho que hacer en este campo.

cuidados paliativos
Los psicólogos deben formar parte de los cuidados paliativos

Enfermedad terminal y cuidados paliativos

Desde la medicina se considera como enfermedad terminal a aquellas que cumplen con unas determinadas características. Siguiendo la definición de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), la enfermedad terminal es aquella en la que:

“La enfermedad es grave y progresiva. Está avanzada y es incurable por cualquier método conocido actualmente. Se dan numerosos síntomas intensos, múltiples, multifactoriales y cambiantes y hay un gran impacto emocional en el paciente, la familia y los profesionales por la presencia, explícita o no, de la muerte. Además, el pronóstico de vida es relativamente corto.”

En cambio, el concepto de cuidados paliativos (CCPP en adelante) se refiere a aquellos tratamientos que se aplican con objeto de paliar los síntomas de las enfermedades que no tienen cura hoy por hoy. Esto incluye a las enfermedades terminales pero el concepto de cuidados paliativos es más amplio porque también abarca a las enfermedades crónicas que no cumplen con las características de las terminales (p.e. diabetes, esquizofrenia, insuficiencia renal, etc.).

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Objetivos y funciones de la psicología en los cuidados paliativos

Cuando hablamos de psicología de la salud podemos incluir en ella a la parte de los cuidados paliativos que trata las enfermedades crónicas no terminales. No obstante, nos centraremos aquí en las funciones de la psicología en los casos en los que la enfermedad sea terminal.

Como objetivo común con el resto de profesionales que atienden a la persona con enfermedad terminal. Los psicólogos tienen que velar por el bienestar y la calidad de vida y de muerte del paciente. Para ello aplican las diferentes herramientas que proporciona la psicología. Siendo especialmente relevantes la relación de ayuda y la escucha activa para la evaluación y satisfacción de las necesidades de la persona.

En cuanto a los objetivos y funciones específicas del psicólogo en este ámbito, podemos enumerar varias:

  • Acompañamiento psicológico al paciente: desde el momento del diagnóstico de una enfermedad terminal hasta el fallecimiento. La persona pasa por una serie de etapas que podríamos equiparar a un duelo. Un acompañamiento psicológico adecuado durante todo el proceso puede permitir a la persona mejorar su calidad de vida y la aceptación de la situación.
  • Acompañamiento psicológico a la familia: en estas situaciones, es normal en los familiares que se dé un duelo anticipado. Su atención psicológica también es muy importante. Ya que, al fin y al cabo, la familia es el principal apoyo del enfermo. Siendo especialmente relevante en los casos en la que la atención sea domiciliaria.
cuidados paliativos
Los profesionales de la psicología pueden asistir a las personas en el final de la vida
  • Acompañamiento psicológico a los profesionales: la atención psicológica al resto del equipo que trabaja con el paciente y la familia. Así como el autocuidado del psicólogo, son aspectos relevantes para evitar el síndrome de burnout o poder mantener un nivel de trabajo óptimo.
  • Tratamiento de síntomas psicológicos: durante todo el proceso. Tanto en el paciente como en familiares y profesionales se pueden dar síntomas de ansiedad o depresión que deben ser tratados por un profesional cualificado. El psicólogo dispone de herramientas para el tratamiento de estos síntomas. También puede elaborar un tratamiento en caso de que se diagnostique algún trastorno psicológico.

Más objetivos y funciones específicas del psicólogo en cuidados paliativos

  • Complemento a los tratamientos farmacológicos: mediante técnicas de relajación, de parada de pensamiento o de visualización, se puede ayudar a reducir la percepción de dolor. Es complementario a los tratamientos farmacológicos y permite la reducción de la dosis y los efectos secundarios.
  • Comunicación de malas noticias: el psicólogo puede apoyar en la información y comunicación de malas noticias o darlas él mismo de ser necesario. Para ello conviene tener en cuenta que el entorno sea el adecuado. Preguntar a los interesados qué saben y qué quieren saber.
  • Formación de profesionales: el psicólogo puede formar a otros profesionales en escucha activa, autocuidado o comunicación de malas noticias.
  • Duelo: la atención psicológica a familiares y profesionales continúa tras el fallecimiento de la persona con la enfermedad terminal, ya que se puede trabajar con el duelo. Aunque si el apoyo psicológico durante todo el proceso adecuado, éste puede resolverse adecuadamente en un tiempo relativamente corto.

Principios generales de intervención en cuidados paliativos

Respecto a la intervención psicológica en los cuidados paliativos. Hay que tener en cuenta algunos principios antes de intervenir. Así, es importante creer al paciente cuando afirma que le duele, llevar una correcta monitorización de los síntomas, ser riguroso o asegurarse de que el paciente y los familiares comprenden todo lo que se les dice.

Asimismo, se debe evaluar adecuadamente antes de iniciar cualquier intervención. Y, en el caso del psicólogo, es especialmente importante evitar atribuir cualquier síntoma a su enfermedad terminal y a su condición de persona enferma. Resulta fundamental descartar otras posibles causas externas.

Y por supuesto, las actitudes de los profesionales y familiares tienen que ser cercanas, auténticas y adecuadas a cada situación. Contando con que todas las conductas las permita el paciente y la situación.

1 Comentario

Comments are closed.