¿Qué hace que una terapia psicológica funcione?

Dedico este artículo a invitar a reflexionar a todo psicólogo, y personal sanitario en general, sobre cuáles son las variables que componen el proceso de una terapia psicológica.  Es importante especificar aquello qué hace que una terapia psicológica funcione. Basándose tanto en los estudios científicos que hay al respecto como en su propia experiencia. Decir también que este artículo no pretende ser una crítica a ninguna corriente psicológica en particular. Pero, pretende señalar la necesidad de estudiar más en profundidad otras variables más generales que las técnicas o las teorías que subyacen.

¿Qué hace que una terapia psicológica funcione? Esta pregunta la lanzó un día un profesor de mi facultad en una clase. Durante la misma intentamos contestarla. Pero para ello es necesario preguntar antes qué es una terapia psicológica (o psicoterapia o tratamiento psicológico o como quiera llamársele). ¿Se trata acaso de un simple conjunto de técnicas y la teoría y evidencias que la sostienen?, ¿o incluye más variables?.

¿Qué dicen los estudios sobre lo que hace que una terapia psicológica funcione?

Hoy día se publican muchos artículos científicos con resultados y conclusiones que apoyan mayoritariamente a una teoría en detrimento de otras. La cognitivo-conductual para ser explícitos. Sin duda es la corriente que más apoyos obtiene aunque no está de más recordar el efecto del sesgo de publicación. Éste es el sesgo mediante el cual no suelen ver la luz aquellos artículos que no arrojan resultados concluyentes, significativos o que contradigan al paradigma actual, por muy correctos que sean metodológicamente. Tampoco se suelen publicar estudios que respalden a otras corrientes teóricas. Aunque metodológicamente sean adecuados. A todo esto, añadir que la teoría cognitivo-conductual, por su configuración, puede aportar bastantes datos cuantitativos. Lo cual deja de lado, en muchos estudios, los datos cualitativos, al menos tan importantes como los cuantitativos en psicología.

Analizando la gran mayoría de artículos publicados se observa que tienen en común que, independientemente de la corriente teórica a la que se suscriban sus autores, existen variables que no se suelen tener en cuenta, y no se le escapa a cualquier profesional que tenga experiencia en el trato directo con personas que, efectivamente, hay variables no directamente relacionadas con las técnicas que tienen su peso en la terapia. Éstas, por mencionar sólo algunas, podrían ser las habilidades del terapeuta como tal y la relación terapéutica. También, es necesario considerar la importancia de la adherencia al tratamiento como factor de éxito terapéutico.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Corrientes psicológicas vs técnicas concretas

Son muchos los estudios publicados sobre este tema, aunque en su mayoría tienen bastantes años y conviene renovarlos y replicarlos. El psicólogo Carl Rogers fue uno de los que más investigó sobre la relación terapéutica o relación de ayuda. A Rogers le debemos gran parte de lo que sabemos en la actualidad sobre dicha relación.

El psiquiatra Jerome Frank, en un libro publicado en 1982, trató de abarcar todo tipo de corrientes terapéuticas. Concluyó que existen aspectos comunes con influencia terapéutica en todas las psicoterapias, a saber: establecimiento y mantenimiento de una relación significativa entre cliente/usuario y terapeuta; provisión de confianza y esperanza para aliviar el sufrimiento; aportación de nueva información, y por lo tanto, nuevas posibilidades de aprendizaje; facilitación de la activación y expresión emocional; aumento de las sensaciones de dominio y autoeficacia; e incremento de las oportunidades para verificar los cambios y los logros en la práctica, así como ensayarlos previamente en un ambiente seguro. Variables como la capacidad empática del terapeuta y su aceptación incondicional de la persona que acude a consulta también apuntan a ser muy relevantes en relación con las condiciones anteriores. No hay que olvidar que para que una terapia psicológica funcione debe ser individualizada.

¿Está claro entonces qué hace que una terapia psicológica funcione? Otros estudios…

En otro estudio bastante interesante y más actual concluyen que el programa de tratamiento (refiriéndose al conjunto de técnicas) con personas diagnosticadas de fobia social generalizada supone, con diferencia, el mayor peso en la recuperación de las participantes de su estudio. En comparación con la competencia de los terapeutas. Sin embargo, en mi opinión, este estudio tiene entre sus limitaciones el hecho de que solo cuenta como medidor de la competencia del terapeuta sus años de experiencia, sin contar con variables cualitativas. El estudio en cuestión está elaborado por Olivares-Olivares, Montesinos, Rosa-Alcázar, Macià y Amorós (2015). 

Vemos pues que existen otras variables que no son las técnicas aplicadas que influyen en el proceso terapéutico. Es importante, no caer en el cerebrocentrismo del que algunos presumen. En mi opinión, no importa tanto la corriente a la que se suscriba el terapeuta. Mientras se cuiden los demás factores como la relación terapéutica u otras menos tratadas aquí. Y, que son relativas al cliente/usuario como sus resistencias, creencias erróneas, falta de motivación, su entorno, etc. Pero al fin y al cabo, esto no es más que una invitación a una reflexión. También hay que considerar los resultados que se obtienen del análisis funcional para determinar aquello que modifica (o no) la conducta. Otras aproximaciones plantean también que lo hace que una terapia psicológica funcione es interacción verbal dentro de la terapia. Donde se tienen en cuenta una serie de conductas clínicamente relevantes (CCR)

Referencias

Frank, J. (1982). Therapeutic components shared by all psychotherapies. En: J. Harvey, M. Parks (Eds.), Psychotherapy research and behavior change. Washington: APA.

Olivares-Olivares, P.J., Montesinos, L., Rosa-Alcázar, A.I, Macià, D. y Amorós, M. (2015). Efectos de la competencia del terapeuta en el tratamiento de adolescentes con fobia social generalizada. Anales de Psicología, 31 (1), 234-242. doi: http://dx.doi.org/10.6018/analesps.31.1.164031