¿Cuál es la relación entre motivación, liderazgo y rendimiento laboral?

Tal es la necesidad de las personas hoy en día que son capaces de trabajar en lo que sea y a cualquier precio. No solo económico sino también emocional. Aceptando, incluso, condiciones laborales que violan los derechos humanos. La pregunta es ¿eso realmente está beneficiando a la empresa? Tener un empleado desmotivado hace que no pretenda ser cada día mejor en lo que hace. Y esto, lógicamente, afecta a su rendimiento y este a la empresa. Por tanto, parece que existe algún tipo de relación entre motivación, liderazgo y rendimiento laboral.

Robbins (2004) define a la motivación como aquellos “procesos que dan cuenta de la intensidad, dirección y persistencia del esfuerzo de un individuo para conseguir una meta” y es que la motivación es como un “motor” que dirige todos los esfuerzos a conseguir un objetivo, objetivo que satisface una o varias necesidades (competencia, autoestima, económica, etc.)

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

En una investigación llevada a cabo por Ramírez, R., Abreu, J., & Badii, M. (2008), se pone de manifiesto la importancia de la motivación laboral en el rendimiento. Es posible preguntarse en qué medida las diferencias entre un desempeño sobresaliente y un desempeño promedio o deficiente tienen su base en diferencias motivacionales. Según estos autores, dentro de una organización el factor humano juega un papel fundamental. Son las personas quienes realizan las funciones de planear, organizar, dirigir y controlar con el objetivo de que la organización opere en forma eficiente y eficaz.

¿Por qué algunas empresas no consideran la relación entre motivación, liderazgo y rendimiento laboral?

Sin personas no existe la organización. Y, de ellas depende en gran medida el éxito y la continuidad de la empresa. Por ello es esencial que la empresa logre que el personal se encuentre adecuadamente motivado para alcanzar los objetivos organizacionales y personales. En la actualidad uno de los problemas más urgentes que encaran las empresas modernas es encontrar la manera de motivar al personal para que pongan más empeño en sus labores y aumentar la satisfacción e interés en el trabajo.

De acuerdo a la investigación, entre otras conclusiones, se obtiene que la mayoría de los encuestados manifestaron estar completamente de acuerdo, al considerar que la motivación laboral incrementa la productividad. Así mismo esta motivación es un elemento fundamental para el éxito empresarial ya que de ella depende en gran medida la consecución de los objetivos de la empresa. Lo cierto es que todavía muchos sectores no se han percatado de la importancia de estas cuestiones. Y, siguen practicando una gestión que no tiene en cuenta el factor humano.

¿Importa el liderezago?

Por otro lado, el estilo de liderazgo influye en esta motivación y, por lo tanto, sobre el rendimiento. Muchos jefes creen que lo que piensen los trabajadores o cómo se sientan no afecta, no es algo que deba importarles. Se quejan de una falta de esfuerzo y motivación por parte de los mismos. Como si fuera algo que se escapa de su control y que solo depende de los empleados.

Según Cortés (2004) los procesos laborales no consisten en tener a la gente “robotizada”. No se trata de procesar órdenes y dar soluciones inmediatas. Sino que el trabajo es una actividad de carácter productivo. Va más allá, el trabajo conlleva en sí mismo, implicaciones importantes para los seres humanos.

Un jefe no debe ser autoritario, alguien que solo da órdenes que deben cumplirse sin objeción. Sino más bien un líder, que dirige a un grupo para conseguir un fin. Pero, es capaz de escuchar lo que sus seguidores necesitan u opinan respecto al objetivo. Es un trabajo en equipo en el cual hay un líder que coordina. No se trata, por tanto, de un objetivo individualista el cual los trabajadores tengan que seguir como esclavo por un “saco de monedas”. Es necesario reflexionar unos segundos al respecto, ¿qué seriamos nosotros solos? en los momentos felices, en los momentos tristes, en el trabajo, … pues en esa posición debemos ponernos como jefes, ¿qué sería de nuestra empresa si no tuviéramos a nadie?

REFERENCIAS sobre relación entre motivación, liderazgo y rendimiento laboral

Cortés, A. (2004). Estilos de liderazgo y motivación laboral en el ambiente educativo. Revista de Ciencias Sociales (Cr)4(106), 203-214.

Ramírez, R., Abreu, J., & Badii, M. (2008). La motivación laboral, factor fundamental para el logro de objetivos organizacionales: Caso empresa manufacturera de tubería de acero. Daena: International Journal of Good Conscience3(1), 143-185.

Robbins, Stephen. Comportamiento Organizacional. México: Editorial Pearson, 2004

 

Deja un comentario