¿Para qué estamos obligados a tomar en cuenta el saber escuchar?, ¿Cómo puede este hecho cambiar mi estilo de vida en cualquiera de sus formas?,

¡REFLEXIONEMOS!

Hay varias cosas que interfieren en el proceso de saber escuchar y que hemos adquirido a lo largo de nuestra formación personal, social-familiar, educativa, laboral en general. Estas interferencias son determinantes para nuestro éxito y/o fracaso. Así, podemos afirmar que si las controlamos se convertirán en las responsables del aprendizaje necesario para alcanzar una interrelación efectiva. Las interferencias u obstáculos, a veces invisibles pueden frenar nuestro desarrollo.  Veamos algunas de ellas:

  • Ignorancia: traducida en un “NO SÉ”

    saber escuchar
    saber escuchar
  • Baja autoestima: No tener confianza en sí mismo
  • Creer que ya lo sabes: “Negación de lo ignorado”
  • Desconfianza: “Egoísmo, recelo, yoismo”
  • Impaciencia: “Deseo de terminar rápido”.
  • No aceptación: “Negar errores y equivocaciones”
  • No tener tiempo: “No escuchar”
  • Exceso de confianza: “No tomar previsiones”

En Resumen: ¡Si nos comportamos de esta manera DEMOSTRAMOS NO SABER ESCUCHAR!

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Por lo tanto, construimos barreras para el aprendizaje de cosas nuevas que incorporadas a su formación le ayudarían a obtener éxito y aceptación, a convertirnos en seres humanos competentes-concientes, capaces de entender a los demás y actuar en consecuencia.  Si aprendemos a concientizar nuestro yo, conoceremos más y mejor a los otros y tendremos éxitos en nuestra gestión. Además, enseñaremos a otros ¡Cómo aprender a escuchar!, evitando LAS BARRERAS DEL APRENDIZAJE.

¿Por dónde empiezo para saber escuchar?

1. Sal de la ignorancia: PREGUNTANDO
2. Eleva tu autoestima: CONFÍA EN TI
3. Aumenta tus conocimientos: OBSERVA Y ANALIZA
4. Se Objetivo: BUSCA LA VERDAD
5. Tómate el tiempo necesario: NO TE PRECIPITES
6. Mantén pensamientos positivos: ACLARA TUS DUDAS Y SÉ OPTIMISTA
7. Acepta tus errores con humildad: PERDONA Y PIDE PERDÓN
8. Tú eres dueño y señor de tu tiempo: DÉJATE FLUIR
9. No te excedas: HAS LO NECESARIO, SÉ PRECAVIDO.

¡SI NO SABES……..PREGUNTA!