¿Existe un significado de los sueños?

Cuando hablamos del sueño nos estamos refiriendo por un lado al acto de dormir y por otro lado, al de soñar. El hipotálamo se encarga entre otras cosas de gestionar nuestro sueño. Se ha estudiado mucho acerca de la función fisiológica del sueño. Entre ellas; renovar los procesos metabólicos y los energéticos, eliminar toxinas, etc. De hecho, incluso durante el sueño se puede ayudar a personas en coma. Entre las corrientes psicológicas el psicoanálisis es quien defiende el significado de los sueños. De hecho, el padre del psicoanálisis escribió el libro La interpretación de los sueños. Si sientes curiosidad por tan interesante teoría puedes descargar el libro aquí en PDF y gratis.

Por tanto más allá de las funciones reparadoras del sueño, el acto de soñar trae otras consecuencias.  El psicoanálisis nos habla de una serie de funciones psíquicas. Por ejemplo,  movilizar impulsos, “actualizar fantasmas” y liberar impactos emocionales recibidos en relaciones establecidas durante la vigilia. Según el psicoanalista y escritor Luis Cencillo, los sueños son un fenómeno natural y espontáneo, no dirigido o controlado por la lógica ni mediatizado por la voluntad o la planificación. No todas las corrientes defienden esta idea pseudocientífica.

El material onírico se nutre de datos reales pero extrasensorial, extraespacial e incluso extratemporalmente percibidos. En los sueños, se produce la modificación de la realidad de los objetos. A veces lo que sucedió en la vigilia como importante, puede no aparerecer y en caso de accidentes suele reproducirse algo anterior o posterior al hecho en sí o algún detalle sin importancia aparente. Para poder comprender el significado de los sueños y su interpretación hay que considerar unos códigos de filtración expresiva.

Existen distintos sistemas de códigos de filtración expresiva de los contenidos oníricos:
  1. Código diurno: imágenes de la vigilia actual, dispuestas de modo distinto.
  2. Código mnémico: formado por restos emocionales y recuerdos.
  3. Código publicitario-político: imágenes y situaciones de la vida real pero que no perturban el entorno real del soñante.
  4. Código fantástico: imágenes y situaciones irreales, propias de leyendas y novelas.
  5. Código fantasmático: imágenes que proceden de contenidos inconscientes, reflejan objetos internos del inconsciente infantil primario, las figuras parentales o las relaciones que con ellas han mediado.
  6. Código numinoso: ambiente elevado, sacral y grandioso. Tiene connotaciones positivas, liberadoras y superadoras de barreras y limitaciones.

Hermenéutica de los sueños

Es el arte de explicar, traducir o interpretar. Podemos realizar un análisis de los sueños a nivel estructural (partes del sueño y los elementos que lo componen), serial (saber si forma parte de una serie de sueños), simbólico (se analiza el “significante”) y jeroglífico (se refiere a la manera de enlazarse y ordenarse los elementos en la estructura onírica).¿Te has plateado alguna vez cómo sueñan las personas en coma?. Descúbrelo aquí.

Lo más importante a tener en cuenta a la hora de interpretar un sueño es la configuración del relato en sí. Es decir,  el modo de ser relatado y el contenido onírico.

Por último, es importante mencionar la función terapéutica de soñar. El sueño es un “como sí” más tolerante y estimulativo que las presiones reales del entorno social y físico.

Referencias:

Javier Rodríguez Caro – Seminario del Curso de Especialidad en Psicoanálisis:  los sueños (Instituto psicoanalítico de Salamanca)