Seguro que la palabra apego te suena. En este post vamos a explicar la teoría de Bowlby y los distintos tipos de apego que existen.

La necesidad del contacto social

Un bebé al nacer necesita del contacto constante con los adultos, lo necesita para sobrevivir. Los adultos respoapego1ndemos a unas características de los bebés que generan en nosotros mecanismos de protección. Como especie desarrollamos características que fomentan nuestra supervivencia.

 Los inicios de la comunicación

Antes de nacer, el feto ya tiene su oído desarrollado y el primer contacto acústico es el de su madre. Tiene preferencia por la voz de su madre. Ésta consigue que se produzcan cambios, como disminuir el ritmo cardíaco del feto sólo con el sonido de su voz.

Un recién nacido no es capaz de reconocer las caras humanas porque su vista no está completamente desarrollada. Es capaz de, a través del lenguaje, intuir las caras. Entre los rostros, prefiere el de su madre. Asocia su voz a su cara. Además son capaces de imitar expresiones porque tienen una predisposición innata hacia los de su especie. Esto se debe a las neuronas espejo.

apego

Diferencias entre apego y conductas de apego

APEGO CONDUCTAS DE APEGO
Es un vínculo afectivo. Es interno y de predisposición genética. La vinculación es relativamente estable. Son las manifestaciones visibles. Es muy intensa y externa (comportamientos). La intensidad depende del individuo y se activa por estímulos del entorno. Puede aumentar o disminuir en función del contexto.
El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Establecimiento del apego y sus distintas etapas

Bowlby desarrolló la teoría del apego para tratar de explicar el desarrollo del niño. El bebé pasa por dos fases: la de formación y la de manifestación del apego.

El desarrollo del apego es fundamental. El sujeto construye mediante sus figuras de apego un modelo del mundo y de él mismo. A partir de éste actúa, anticipa el futuro y construye sus planes.

FORMACIÓN DE APEGO MANIESTACIÓN DE APEGO
2 primeros meses

 

El bebé se orienta hacia las personas y emite señales.

Es capaz de discriminar a la madre.

Es un periodo de adaptación y familiarización hacia formas, colores y ritmos. Algunos sentidos continúan desarrollándose.

3-7 meses

 

El bebé reacciona de forma diferenciada ante la figura de apego porque le garantiza seguridad.

 

La sonrisa hacia esta figura es más frecuente que con otras personas

7-3 años

 

El niño/a comienza a desplazarse pero mantiene la proximidad hacia la figura de apego.

 

La figura de apego le proporciona la seguridad que necesita para explorar el mundo.

 

A partir de los 3 años las relaciones van dirigiendo al niño/a hacia una autonomía. Se empiezan a formar vínculos con los iguales. Se empieza a reclamar esta autonomía lo que influye en la figura de apego.

“Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas les da un fuerte y penetrante sentimiento de seguridad, y la alimenta a valorar y continuar la relación” (John Bowlby)

 

Tipos de apego

El bebé irá construyendo un esquema mental en el que los recuerdos crearán expectativas de la futura conducta de la madre hacia él. Además este esquema le ayudará a crear su imagen propia. Mary Ainsworth a través de su técnica de situación extraña estableció cuatro categorías de apego:

  • Evitativo: el niño/a evita a la persona que le cuida durante los periodos de reunión. No utilizan a su madre como base segura, no la buscan. Cuando la madre abandona la habitación.Trata a un extraño igual o a veces de forma más positiva que a su cuidador o figura de apego. No llora cuando se separa de su figura de apego.

Observación en el hogar. Las madres se mostraban insensibles a las peticiones del niño/a. Los niños a veces, se mostraban preocupados por la proximidad de la madre.

  • Seguro: proximidad y contacto con la figura de apego. Utiliza a su madre como base para explorar. Cuando la madre abandona la habitación la exploración disminuye. Al volver la madre, se alegran claramente.

Observación en el hogar. Las madres se muestran sensibles y disponibles a las peticiones del bebé.

  • Ambivalente: resiste la interacción y contacto con la cuidadora aunque presenta conductas de búsqueda de proximidad y contacto. Cuando su madre abandona la habitación se sienten tan perdidos que no son capaces de explorar.

Observación en el hogar. Las madres habían actuado de forma inconsciente. Se mostraban cálidas y disponibles alguna veces, y otras, frías e insensibles.

  • Desorganizado:  muestran la mayor inseguridad. Cuando vuelve la madre, pueden desde golpearla hasta besarlas. Lloran de forma histérica y suelen producirse autolesiones. Pueden mirar hacia otro lado estando en brazos de su madre. Después de los 18 meses pueden presentar conductas de control pero son engañosas.

 

 

 

Deja un comentario