El trastorno de conducta o disocial es un trastorno que ha notado un aumento en su prevalencia llegando actualmente a presentarse en el 5-15% de los varones y entre el 2-10% en las mujeres menores de 18 años. Puede iniciarse en torno a los 5-6 años. Sin embargo, se observa al final de la adolescencia con un curso variable.

¿En qué consiste el trastorno de conducta o disocial?

trastorno de conducta o disocial
El trastorno de conducta o disocial es más común en niños y adolescentes.

Este trastorno se caracteriza por un patrón de comportamiento persistente y repetitivo . En ellos se violan los derechos básicos de otros o normas sociales importantes propias de la edad. Este patrón puede manifestarse por diferentes conductas:

  1. Comportamiento agresivo que causa daño físico o amenaza a otras personas o animales. A través de peleas, amenazas, el uso de armas, intimidaciones, crueldad hacia las personas o animales, robos, o ha forzado a alguien a una actividad sexual.
  2.  Comportamientos que causan pérdidas o daños a la propiedad de otras personas. Suele  distinguirse por realizarlo mediante la provocación de incendios o por otro tipo de procedimientos.
  3. Fraudes o robos. Mentiras o robos sin enfrentarse a la víctima.
  4. Violaciones graves de las normas. Permanece por la noche fuera de casa a pesar de la prohibición paterna, se escapa de casa o falta a la escuela

Este tipo de comportamiento suele ser más evidente en el contacto con los adultos o compañeros que el niño conoce bien.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

 

Características clínicas del trastorno de conducta o disocial

  • Limitadas emociones prosociales.

    trastorno de conducta o disocial
    En el trastorno de conducta o disocial suelen darse problemas del manejo de emociones.
  • Falta de empatía, ignora y no se preocupa por los sentimientos de los demás
  • Insensibles y carentes de sentimientos de culpa y remordimientos.
  • Autoestima baja.
  • Despreocupación por el rendimiento y típicamente culpa a los demás de su pobre rendimiento.
  • Baja tolerancia a la frustración con arrebatos emocionales.
  • Inicio precoz en conductas sexuales y consumo de tóxicos.

A mayor precocidad del trastorno, mayor gravedad caracterizándose como crónico y con una posible evolución a un trastorno antisocial de la personalidad.

¿Cómo se diagnostica el trastorno de conducta o disocial?

Dependiendo del sistema clasificatorio se realizan diferentes especificaciones:

  • Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición (DSM-5):

Ha pasado a denominarse trastorno de conducta. Deben presentarse 3 síntomas de los 15 que se recogen en los apartados descritos anteriormente (agresión a personas y animales, destrucción de la propiedad, engaño o robo e incumplimiento grave de las normas) al menos durante los últimos 12 meses o por lo menos 1 en los últimos 6 meses. Si el individuo tiene 18 años o mas no debe cumplir criterios de trastorno antisocial de la personalidad.

El DSM establece una clasificación en función de la edad de inicio del trastorno. Este se divide en inicio infantil, adolescente o inicio no especificado. También se diferencia en la gravedad (leve, moderado o grave). Y añade los especificadores: con limitadas emociones prosociales, falta de remordimiento o culpa, callosidad-falta de empatía, despreocupado por el rendimiento y aspecto superficial o deficiente.

  • Clasificación internacional de las enfermedades, décima edición (CIE- 10):

Considera un grupo de trastornos que cataloga bajo el término trastornos disociales que se caracterizan por una forma persistente (al menos durante 6 meses) y repetida de comportamiento disocial, agresivo o retador, llegando a violar las normas.

La CIE-10 considera el trastorno de conducta o disocial como una categoría única. En ella, se incluyen distintos subtipos en función del contexto y las relaciones interpersonales; trastorno disocial limitado al ámbito familiar, trastorno disocial en niños no socializados, trastorno disocial en niños socializados, trastorno disocial desafiante y oposicionista (trastorno negativista desafiante del DSM-5) y otros trastornos disociales.

¿Cómo puedo diferenciarlo de otros trastornos?

trastorno de conducta o disocial
¿El trastorno de conducta o disocial existe?

La diferencia clave con otros tipos de trastornos disociales radica en la ausencia de violación de las leyes o de los derechos fundamentales de los demás. A la hora de diagnosticar este trastorno es importante diferenciarlo de otros con los que comparte síntomas:

  1. Trastorno por déficit de atención con hiperatividad: En el TDAH se observa un comportamiento hiperactivo e impulsivo, pero no viola las normas sociales. Podrían coexistir ambos trastornos para lo que habría que realizar un diagnóstico doble.
  2. Trastorno antisocial de la personalidad: Este trastorno se diagnostica en personas mayores de 18 años.

 

Un vídeo para reflexionar sobre el trastorno de conducta o disocial de Marino Pérez