Cuesta mucho aceptar algo para lo que no se está preparado. Nuestra mente debe aprender a lidiar con lo desconocido. Ya sea tener una pareja, un divorcio, la muerte de un ser querido, etc… Al igual que ocurre con los trastornos adaptativos en enfermedades crónicas. Y, hay personas que pueden superar esto con más facilidad que otras.

Trastornos adaptativos en enfermedades crónicas

Muchos pacientes que padecen enfermedades graves han tenido que soportar además trastornos adaptativos.  Este tipo de trastornos suelen suponer estrés, ansiedad y depresión. Un trastorno adaptativo como la propia palabra lo indica, es un estrés producido por un evento desconocido.  Es por tanto un fenómeno en el que no se tiene experiencia y más o menos abrupto. Además, adaptarse a estos acontecimientos resulta complicado y de hecho si se alarga en el tiempo puede resultar patológico.

 

La norma social nos dice como tenemos que funcionar en nuestro día a día. Tenemos que estar siempre con nuestros amigos, ayudando a la familia y lo último ya si queda tiempo somos nosotros. Ese es el pensamiento tradicional, que en mayor medida se ha inculcado a las mujeres. Creando de esto la ética del cuidado y la dependencia emocional. Las enfermedades graves y crónicas no son una broma. La sociedad no está tampoco preparada para entenderlas en su totalidad y llevar una vida paralela sin ir al ritmo de todos, para los que padecen un trastorno crónico, al principio cuesta.

Trastornos adaptativos en enfermedades crónicas

Muchas personas de tu alrededor pensarán, por ejemplo, en el caso de una depresión, que tienes que salir y divertirte como todos. Que así mejorará tu estado de ánimo. En el caso de una persona con demencia, algunos no están preparados para tener paciencia con ella. En el caso de una persona con un problema autoinmune, la sociedad no sabe que para ellas es imposible hacer grandes esfuerzos por la fatiga crónica que les presenta su problema. Este tipo de problemas suelen acabar en trastornos adaptativos en enfermedades crónicas.

Por ello, puede ser que la falta de información tanto en la educación como en la sanidad, haga este trastorno adaptativo un poco menos llevadero. Quizás algunos especialistas tampoco estén preparados para diagnosticar esta problemática. Problemática que a menudo es comórbida con la depresión y la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo en general.

 

Se lanza aquí por tanto una pregunta sobre como mejorar la intervención en casos de trastornos adaptativos en enfermedades crónicas:

¿Deberían los psicoterapeutas formarse en la carrera acerca de los trastornos más comunes pero menos visibles, que también afectan a la mente?

Es el caso de ciertas enfermedades que no se dan en la carrera de psicología. Por ejemplo, Enfermedad de Chron, enfermedades autoinmunes, diabetes, enfermedades del aparato digestivo, trastornos degenerativos (artritis, artis psoriásica…) etc.

¿Sería una ventaja para poder trabajar la salud mental desde otra perspectiva?

¿Sería mejor para trabajar los trastornos adaptativos?

En resumen…

Esperemos que este post os haga reflexionar acerca de la importancia de todas esas enfermedades comunes.  Que están pero no se ven,  son comórbidas o causa o consecuencia de otros trastornos mentales. Y, que en definitiva empeoran la calidad de vida de nuestros pacientes.

1 Comentario

Deja un comentario