Los pacientes con trastornos facticios pueden simular o provocar casi cualquier enfermedad. Los métodos empleados para provocar o simular la enfermedad pueden ser muy variados. Por ejemplo exagerar el malestar o las limitaciones asociadas y hacer una presentación dramática de ellos. Además, es usual que estos pacientes dispongan de un modelo sintomático que toman como referencia para la construcción de la enfermedad, hayan sufrido recientemente el fallecimiento de alguna persona cercana, tengan antecedentes de episodios facticios y hayan padecido alguna enfermedad durante la infancia acompañada de atenciones o cuidados.

La pseudología fantástica (tendencia patológica a mentir) es otra de las características destacadas. Pudiendo el paciente inventarse no sólo los síntomas, sino también extensiones de su biografía. Por otro lado, es frecuente que estén familiarizados con términos médicos y procedimientos hospitalarios.

La forma más grave y crónica de los trastornos facticios se denomina Síndrome de Münchausen. Se caracteriza por el fingimiento de una enfermedad inexistente, la conducta errante de hospital en hospital y la tendencia patológica a mentir.

El post no ha acabado, pero quizás te interese:

Diagnóstico diferencial y comorbilidad de los trastornos facticios

Deben diferenciarse de una enfermedad verdadera, de la simulación de la misma o de un trastorno somatomorfo.

  • En los trastornos somatomorfos los síntomas no son producidos deliberadamente.
  • En los trastornos facticios, la persona finge o provoca los síntomas para obtener una ganancia interna. Normalmenten convertirse en paciente y obtener el cuidado de los médicos.
  • En la simulación, la persona finge o provoca los síntomas para obtener algún tipo de ganancia externa.

Etiología de los trastornos facticios

Trastornos facticios tipos
La confrontación suele ser el tratamiento más usado en los trastornos facticios

 El enfoque de “mejora de uno mismo” cuenta con gran apoyo empírico. Según este modelo, la conducta facticia proporciona al paciente beneficios psicológicos a modo de protección de la autoestima y compensación de un autoconcepto insatisfactorio a través de varias vías:

  • Sirve para la acumulación y exhibición de conocimientos médicos valorados.
  • Proporciona un sentido de singularidad y unicidad.
  • Favorece vicariamente la autoestima por el contacto con médicos y centros de prestigio.

Tratamiento de los trastornos facticios

 Existirían dos principales vías de intervención:

  • Confrontativa fuerte: se presentan de manera directa al paciente pruebas irrefutables de la producción intencionada de los síntomas.
  • Confrontativa no punitiva: se revela al paciente el diagnóstico de trastorno facticio pero reconceptualizándolo como un grito de ayuda para que aprenda a afrontar las situaciones estresantes con mayor funcionalidad.